tenga en cuenta | Publicado el

Rines, más que un lujo en el carro


MARGARET SÁNCHEZ

LA PATRIA | MANIZALES

Engallar, tunear o enchular, llámelo como desee, pero siempre priorice la seguridad. Este mantra téngalo en cuenta cuando haga cambios en su vehículo, por ejemplo, en los rines. 

Estas piezas van más allá de ser un lujo, cumplen una función en el carro, además de sostener las llantas. “Disipan el calor que se genera en los rodamientos y la fricción de las pastillas de freno. Los mantiene refrigerados y esto garantice que duren más”, indica Eduardo Jiménez, administrador de Radios y Rines. 

Los rines también están asociados a la suspensión y dirección. Si conduce a 80 kilómetros por hora y el carro empieza a vibrar, puede que esté desbalanceado o si a la misma velocidad, la dirección le hala hacia la derecha, estaría desalineado.

Esto tiene solución, dos palabras: alineación y balanceo. Jiménez explica en qué consisten los dos procesos y aconseja qué hacer a la hora de reparar o cambiar los rines. 

Aluminio, mejor
Los de aluminio son los que más se utilizan y se recomiendan porque no se oxidan, se pueden pintar, retocar y pulir. En cuanto al diseño, la base es de aspa, como una turbina, lo que permite más flujo de aire en los rodamientos, pero no es una camisa de fuerza, el usuario puede elegir la estética. 

Están hechos en fundición de metal de aluminio, en un molde especial por inyección. Son costosos. Al ser elaborados en una sola pieza son rígidos y dan mayor seguridad.

Otros

*Estampados en láminas: de acero y estampados en tres partes. Tienen tratamiento anticorrosivo y de bajo costo. Deben cumplir con especificaciones de dureza del material para soportar el peso del carro y los huecos.

* Con aleaciones de magnesio: Aportan mayor rigidez y bajo peso.

Tamaños

Asesórese a la hora de cambiar el rin. Verifique que el diámetro sea el adecuado y soporte el peso indicado para el vehículo. Un rin ancho puede rozar con la carrocería y desgastar la llanta, o pegar con la suspensión y reventar el amortiguador. 

* Los automóviles pequeños que se usan en la ciudad requieren un rin de aluminio entre 13 y 14 pulgadas. Si les monta de 16 pulgadas, debe sustituir llantas y puede generarle mayor consumo de gasolina y dirección rígida. 

* Las camionetas usan entre 18 y 20 pulgadas y las llantas deben adecuarse al uso del vehículo, si es para trocha (HT o Highway Terrain) o para ciudad (AT o All Terrain). 

* Si instala llantas delgadas en rines anchos, la llanta bajará su desempeño y podría estallar con el mínimo esfuerzo.

* Un rin cromado, con brillo, es más costoso porque no se pela. También hay mate, sin brillo. 

Precios

El costo de cada rin varía según el material, el diseño, la pintura, la marca y otras características:
* 14 pulgadas desde $190 mil. 
* 15 pulgadas entre $200 mil y $250 mil.
* 16 pulgadas entre $280 mil y $320 mil. 
* 20 pulgadas de $580 mil en adelante. 

Evite remendar
El rin de aluminio es una pieza compacta, así que se recomienda no soldar una aspa quebrada, porque se pierden las características mecánicas de fabricación y con el movimiento del vehículo se puede romper y ocasionar un accidente. Mejor cámbielo. 
Raspones o rayones exteriores con un andén o golpes en los bordes se pueden rectificar. En el taller lo pelan, lo lijan, lo masillan y lo pintan.
Precio: entre $40 mil y $50 mil.

Balancear y alinear


Se utiliza una máquina que mide el desempeño del rin y la llanta. Debe quedar en cero. Se le adhieren pesas de plomo para equilibrar. Se recomienda hacerlo cada 10 mil kilómetros. Cuando se desmonta la llanta por un pinchazo, se debe balancear de nuevo.
Precio: entre $60 mil y $80 mil. 

Pernos

El rin va engranado al bocín del vehículo, donde está el freno de disco, la mordaza y las pastillas de freno. Está sujeto con pernos, cuando monte una llanta, tenga en cuenta que estos deben dar siete vueltas como mínimo. Además, si cambia el rin, verifique que los pernos sean del tamaño adecuado, porque si quedan flojos, podrían soltarse y causar un accidente.

Precio: juego de llaves y pernos entre $40 mil y $60 mil. 
 


Eduardo Jiménez, administrador de Radios y Rines, exhibe un rin importado.

--P3
 

 

Continúa Leyendo