sucesos |

Un muerto venía entre la carga de chatarra


LA PATRIA | MANIZALES

El conductor Carlos Mario Montoya se encontró con una terrible sorpresa, a eso de las 10:00 de la noche del martes. Venía de Medellín, al volante del camión de placas SZQ 583, cargado de chatarra, con destino a la empresa Ternium, en La Enea (Manizales).

Terminó su ruta, se bajó en el Hotel Ares para descansar y notó algo extraño en la parte trasera del vehículo: en medio de los trozos de metal de objetos, máquinas y aparatos viejos había un cuerpo.

La mitad del cadáver se veía por fuera. Se acercó y no respondía a sus llamados. Por eso acudió a la Policía, que minutos después determinó que estaba muerto. Luego lo identificaron como Juan Esteban Corrales Orozco, de 22 años, de Manizales, barrista del Once Caldas. Una familiar les dijo a las autoridades que él acostumbraba viajar a los partidos del equipo. Era del barrio El Carmen.

En la inspección técnica se halló que tenía múltiples traumatismos, uno de ellos en la cabeza. Se desconoce qué pasó realmente, pero por ahora se maneja como un fallecimiento en accidente de tránsito.

Entre las hipótesis están que la víctima se habría lanzado sobre el carro, a su paso por debajo de un puente peatonal. O que iba como polizón y se golpeó contra alguna estructura, como ocurrió el 9 de julio del 2015 en la carretera Panamericana.

Ese día, Jonathan Escobar Marín, de 24 años, se colgó de una tractomula que transportaba chatarra y a su paso por el puente La Playita, en Manizales, se levantó, de espaldas a la dirección del vehículo. Su cabeza se estrelló contra una columna de la estructura y murió.

Tampoco se descarta que a Corrales Orozco lo hayan arrojado sobre el camión. La Policía de Tránsito verifica cámaras y espera los resultados de la necropsia.

R. 39 vidas

Con este fallecimiento, Manizales llegó a 39 muertos en accidentes de tránsito. 18 en moto, 17 peatones (15 adultos mayores), tres ciclistas y un ocupante de carro (el de ayer). En el 2017 hubo 44 víctimas


Powered by