sucesos |

Por ambicioso pasará 26 años en la cárcel: caso de comerciante desaparecido en Manizales


LA PATRIA | MANIZALES

Cuando el juez Penal del Circuito Especializado de Manizales le preguntó ayer a Yuams Alberto Díaz Arcila, de 36 años, si estaba en sus cabales, este respondió: Totalmente sobrio.

El sujeto, segundos antes, reconoció el preacuerdo al que llegó con la Fiscalía, tras aceptar que mató y desapareció a Jhon Jairo Torres Rendón, de 50 años, comerciante de motos de alto cilindraje en el Parque del Agua de esta ciudad.

Le perdieron el rastro desde el 25 de junio del año pasado, cuando salió de su negocio. Sin embargo, el cuerpo no aparece.

Yuams Alberto ya sabía lo que le esperaba. En agosto pasado, cuando lo detuvieron, les dijo a unos familiares, luego de una audiencia en el Consejo de la Judicatura, que le esperaban unas largas vacaciones.

Ayer, antes de que arrancara el juicio, se estableció que la pena será de 26 años y 8 meses, luego de los descuentos. En marzo se leerá la sentencia. Para el ente acusador, la ambición y las ganas de dinero fácil lo llevaron a cometer los delitos.

Jhon Jairo Torres Rendón, la víctima.

El caso

La investigación la asumieron la Fiscalía Segunda Especializada y el Gaula de la Policía Caldas. Se estableció que Torres Rendón cerró su negocio ese 25 de junio, a las 7:40 de la noche, y salió en su camioneta Tracker negra. Compró una ensalada de frutas, un maní y un clavel. Se encontraría con una menor de edad, carnada que le pusieron para llevárselo. Desde ahí no se supo nada más.

Durante la audiencia se conoció que Yuams Alberto, apodado el Negro, era socio de una colombiana residente en Estados Unidos, con quien tuvo un negocio de webcam en Villamaría, que se quebró. La mujer le reclamó los elementos, avaluados en unos $90 millones, pero no se los devolvió. Lo denunció por abuso de confianza.

El Negro le vendió esos elementos a Torres Rendón, pero luego quiso recuperarlos para devolvérselos a su antigua socia. Después de la desaparición, desde el celular de la víctima le llegó un mensaje a la sobrina del fallecido donde decía que el Negro iría por esos elementos, que se los entregara. Y así ocurrió.

A Yuams lo detuvieron el 29 de junio, en el centro de Manizales, con las llaves y los documentos del carro del desaparecido. El vehículo lo tenía parqueado a dos cuadras. Al parecer, usaría a un tercero para el traspaso del automotor.

Yuams aseguró que tuvo una discusión con su víctima, que desencadenó en violencia física. "Se me fue la mano", expresó, haciendo referencia a que la víctima quedó inconsciente. Posteriormente se fueron en la camioneta de Torres Rendón por la vía a Medellín. Lo lanzaron al río Cauca en Puente Arquía.

Ayer, durante la audiencia, se encontraron las dos familias. La de el Negro salió callada al final; la de la víctima, conforme, pues el asesino pagará por el dolor que les causó, aunque aún esperan poder hallar el cuerpo para darle cristiana sepultura.

Otros implicados

Andrés Felipe González Salazar, de 19 años, a quien le esperan unos 20 años de prisión. Ayudó a desaparecer al comerciante.

Xiomara Agudelo Arias, de 26 años, implicada en el mismo caso por favorecimiento en desaparición forzada. Es decir, conoció que se cometería el delito, pero no informó. Sirvió de enlace entre la víctima y la joven con la que había una cita acordada. Le esperan 32 meses, pero en libertad.

La menor de edad, que está recluida en Los Zagales, donde paga su sanción.

 


Powered by