sucesos | Publicado el

Ñoño niega su responsabilidad por homicidio en Marquetalia


LA PATRIA | MANIZALES

A un hombre conocido como Ñoño, de 44 años, lo capturaron el pasado 6 de agosto, como presunto responsable de la muerte de Jeisson Gallego Vallejo, de 25, un día antes. Sin embargo, él niega el hecho y otras personas señalan a un sujeto que los acompañaba.

Testigos señalaron que el sábado, 4 de agosto, un grupo de amigos estuvo departiendo en la gallera ubicada en el corregimiento de Santa Elena hasta la madrugada del domingo.

Al salir, y al parecer por problemas de dinero, el hoy occiso y otro sujeto discutieron y se retaron. Los intentaron separar, pero el homicida sacó una navaja y apuñaló a su adversario. Un mototaxista lo trasladó hasta el hospital San Cayetano, pero llegó sin signos vitales.

Al día siguiente, agentes de la Sijín capturaron a Ñoño, luego de que unos testigos lo señalaron de cometer el crimen. Lo presentaron ante un juez, no aceptó cargos y lo recluyeron en la cárcel de Pensilvania, mientras se adelanta el juicio.

Creen en su inocencia

Habitantes de Santa Elena sostienen que Ñoño no es un hombre problemático, pero sí algunas personas que lo acompañaban. Tras registrarse el ataque, comentaron que se escucharon gritos y vieron a varios individuos corriendo, incluido Ñoño, en estado de embriaguez.

También le escucharon gritar que él cometió el asesinato y que si era necesario él pagaba ese muerto y se desapareció. En la noche, cuando regresó a su casa, su familia le informó a un investigador y se entregó. Les dijo que por el desespero de ver a su amigo sangrando se autoincriminó.

"Él está asustado, está triste, vio que estaban peleando y luego le dijeron que corriera, él estaba muy tomado. Se iba a quedar ahí y le dijeron que se fuera, que corriera que le iban a echar la culpa", señaló una allegada del señalado.

La mujer añadió que hay personas que presenciaron el crimen, pero que temen hablar por las represalias. Reclamó porque no escucharon la versión de Ñoño antes de capturarlo y que tampoco la de ella, sabiendo que un testigo la abordó y le contó lo sucedido.

La Policía respondió que la captura se efectuó por orden judicial, luego de que los investigadores recolectaron pruebas suficientes de testigos presenciales y esto lo avaló un fiscal.

La Fiscalía también explicó que existen pruebas importantes contra Ñoño, pero que debido a la queja que expuso la familia del hombre, averiguará para evitar caer en errores.

Continúa Leyendo