sucesos |

Honores en Manizales a patrullero asesinado en Nariño


LA PATRIA | MANIZALES

El aterrizaje de un avión de la Policía Nacional en el aeropuerto La Nubia de Manizales, ayer a las 10:15 de la mañana, aumentó la angustia y el desconsuelo de la familia Marín Marín.

En los momentos previos, la Policía hizo un breve ensayo del homenaje a un héroe: el patrullero Álvaro Iván Marín Marín, quien cayó víctima del plan pistola que bandas criminales declararon en el sur del país.

Cuando el avión se detuvo en plataforma, hubo silencio. El dolor de los parientes prácticamente contagiaba, hasta se podían escuchar suspiros entre los demás asistentes.

El tiempo parecía correr más lento desde el momento en que hicieron descender el féretro. Era una confirmación de la realidad que amarga a la familia.

El coronel Jorge Alberto Jaramillo Marín, comandante de la Policía Metropolitana, encabezó el grupo que condujo el cofre fúnebre hacia una calle de honor.

El homenaje

“Honores al extinto señor patrullero Álvaro Iván Marín Marín”. La banda de música de la la Escuela de Carabineros tocó las notas con las que se les rinde homenaje a los caídos. La marcha se hizo aún más lenta, hasta que el féretro fue depositado en el carro fúnebre.

Álvaro Marín, padre del patrullero, expresó su duelo aún con la incredulidad por lo sucedido. “Uno sabe que los hijos salen a trabajar, pero de pronto llegan en cuatro tablas. Todavía me parece mentiras”.

Le alcanzaron las palabras para pedir paz y recordó a Marín Marín como un hijo ejemplar. “A sus compañeros, que se cuiden, que luchen por el país. Necesitamos personas buenas”.

El coronel Jaramillo manifestó que la Policía está de luto. “Acompañamos a la familia de nuestro héroe y nos mueve la intención de seguir luchando en contra de todas las manifestaciones criminales que se presenten”.

 

Laboró en Manizales

Antes de ser asignado a otra región, Marín Marín laboró en el CAI de El Cable, en Manizales, donde se destacó como buen compañero. Pasó sus últimos días sirviendo en Tambo (Nariño). Su destino fue el mismo que el del patrullero Juan Carlos Barreto Guzmán, natural de Bogotá. Los mataron el pasado martes, mientras almorzaban en un restaurante del mencionado municipio.

 

Exequias

Las exequias del patrullero se cumplirán hoy en la parroquial El Divino Niño, de La Enea, a las 4:00 p.m. La inhumación será en Jardines de La Esperanza.


Powered by