sucesos |

Agredir a la esposa le dio cinco años de cárcel


LA PATRIA | MANIZALES

La Policía llegó justo en el momento en que Humberto Hernández Aguilar agredía a su esposa, Adriana Fajardo González. La capturaron en flagrancia y por su delito un juez lo condenó a cinco años y nueve meses de cárcel.

Los hechos ocurrieron el 5 de noviembre del 2017 en el barrio Cristo Rey de Puerto Boyacá, a las 8:30 de la noche. Los uniformados registraron las lesiones que presentaba la víctima.

Luego del procedimiento policial, un fiscal le imputó cargos al detenido por violencia intrafamiliar, en concurso homogéneo y sucesivo, pues según la denuncia, era una conducta habitual en el agresor.

Desde las audiencias preliminares, Hernández aceptó los cargos y desde ese momento fue enviado a prisión intramural. La defensa del agresor se opuso al monto de la pena y apeló de la decisión ante el Tribunal Superior de Manizales.

Según la representante del hoy condenado, 69 meses de cárcel eran una pena muy severa, que superaba con creces otras de tres o cuatro años.

El recurso también buscaba que le impusieran una medida domiciliaria, ya que en primera instancia se le negó, aunque había presentado documentos como padre cabeza de familia. Como argumento final relacionó que la víctima había recibido como reparación un millón 500 mil pesos.

Los tres puntos de la apelación los resolvió el Tribunal contra el condenado. Señaló que la captura en flagrancia y la dosificación de la pena hecha por el juzgado de primera instancia fueron correctas.

Las pruebas presentadas para acceder al beneficio de prisión domiciliaria eran insuficientes, pues tanto la esposa como él atendían en conjunto un establecimiento comercial de maderas. Además, era improcedente poner a Hernández a pagar su pena en la misma casa de su víctima.

También estimó que la reparación en dinero para obtener rebaja de la pena no aplica para la violencia intrafamiliar, sino en casos de delitos contra el patrimonio económico.

Por estas razones, el Tribunal Superior confirmó en su totalidad la sentencia de primera instancia.


Powered by