sucesos |

Acabaron con la red de chance ilegal de Magnolia


LA PATRIA | MANIZALES

 

La Policía de Manizales catalogó como un operativo sin precedentes el que realizó el jueves pasado en la noche, en el sector de Los Agustinos, contra el chance ilegal. Capturaron a siete individuos señalados de ser los promotores y líderes de esta red, que llevaba alrededor de 25 años ejerciendo esta actividad.

Estas personas utilizaban los locales comerciales de la zona como fachada. Desde el 2011 se inició la investigación tras información que se obtuvo de un ciudadano, lo que permitió la emisión de tres allanamientos y las órdenes de captura.

Aunque la Policía resaltó la dificultad de la operación debido a la cantidad de campaneros, recolectó durante cinco años pruebas como entrevistas a compradores y vendedores, labores de vigilancia, seguimientos y capturas e incautaciones de dinero y material para chance.

Unos 80 policías rodearon la cuadra de la calle 18 entre carreras 17 y 18 y no solo encontraron a las siete personas que buscaban, sino también celulares, memorias USB y talonarios.

 

Las fachadas

En una vivienda capturaron a Isabel, de 67 años. Ella le pagaba a una mujer para que vigilara constantemente la parte exterior. Además debía delatar la presencia de las autoridades y les abría la puerta a los apostadores.

Luego allanaron una residencia en la que funcionan dos locales de reliquias religiosas y una zapatería. En el primero guardaban material, liquidaban y almacenaban dinero, mientras que en el segundo vendían el chance.

Los vendedores del Centro y la Galería efectuaban sus entregas allí. A más barrios se movilizaban otros, llamados recolectores. Este era el centro de operaciones de la organización. Capturaron al Zapatero, de 54 años.

En la calle 18 con carrera 17 detuvieron a Magnolia, de 65 años, señalada como la administradora y cabeza visible de la red. Ella atendía el sitio de las reliquias religiosas y estaba pendiente del juego y el dinero.

En su misma línea estaba un hombre conocido como Pintica, de 74 años, quien falleció hace un mes por problemas de salud.

Les seguía Inés, de 71 años. Ella vendía el chance o lo recibía. Sandra, de 59, remplazaba a Magnolia en la recolección del juego o del dinero. Albeiro, de 50, se encargaba de prestar seguridad y recoger el material de otros vendedores del sector. Luego les seguía Míster, de 39. Su función era de campanero.

Los investigadores establecieron que la red, en ocasiones, no pagaba la totalidad de los premios. Las víctimas coincidieron en que ante la insistencia por recibir el dinero, les enviaban a sujetos para que las intimidaran y desistieran del cobro.

 

Estrategia de venta

Entre lunes y sábado, cerca de 60 vendedores entre los 25 y 80 años salían a ofrecer el chance. El juego se realizaba con todas las loterías y se apostaba desde $100 hasta $20 mil. Las colillas se realizaban a mano en papel periódico.

Si alguien ganaba, le informaba al vendedor, quien luego lo comunicaba a Magnolia. Los expendedores recibían el 25% de ganancias sobre la venta diaria.

Por ganar un chance de cuatro cifras, un comprador obtenía alrededor de $4 millones 800 mil. Una sola persona alcanzaba a recaudar un sábado, con dos loterías, entre $800 mil y $1 millón.


Powered by