salud |

Una quebrada amenaza al Hospital de Manzanares


Henry Giraldo

LA PATRIA | MANIZALES

 

En cada aguacero, la quebrada San Antonio se convierte en un dolor de cabeza para las directivas del Hospital de Manzanares.

El problema, según el gerente, Germán Aristizábal Moreno, es que no puede hacer ampliaciones ni remodelaciones porque el Ministerio de Salud no las autoriza, debido al riesgo que representa tener cerca la quebrada. Además, lo cataloga como un hospital ubicado en una zona de alto riesgo.

Esta situación motivó a las autoridades de Salud en Caldas para realizar una visita de verificación que incluyó a representantes de Corpocaldas, al Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE), Comités de Emergencias del Ministerio de Salud y del Hospital, y funcionarios de la Alcaldía, quienes inspeccionaron el área aledaña al hospital y la parte alta de la montaña.

De ese encuentro, según el alcalde, Carlos Enrique Botero, quedaron unas tareas. Dice que están pendientes del análisis que haga Corpocaldas para definir si se hacen obras de mitigación o si hay que reubicar. Además, se comprometió a implementar un plan de monitoreo permanente para alertar a la comunidad en caso de que haya un desprendimiento de roca desde la parte alta de la montaña.

 

A borde del arroyo

Botero aclara que, de acuerdo con el censo, el Hospital es el más afectado, porque el agua bordea el muro divisorio, inclusive cita que la Institución Educativa Clara Velásquez, que está por lo menos a 40 metros del cauce, también corre riesgo, lo mismo que 10 viviendas aledañas.

Anuncia que en caso de que haya que reubicar el hospital, el Municipio aportaría el lote.

El gerente retrocede hasta 1997 cuando se edificó la nueva planta del centro asistencial, que quedó casi a borde del arroyo. "Se ve pequeña, pero si se descuidan puede causar desastres muy grandes. Tanto que en dos ocasiones la parte baja, donde está el área administrativa, se ha inundado".

De acuerdo con Aristizábal Moreno, el mayor riesgo es el riachuelo, que desciende por la montaña cargado de roca.

"En invierno se incrementa la caída de ese material. Como solución temporal, contratamos un personal que mantiene limpio el sector adyacente al centro asistencial, lo que permite que el agua y las piedras fluyan cuando bajan.

 

---------

"Cuando construyeron el hospital la quebrada era más amplia y la arrinconaron para aumentar el área del centro asistencial. Es evidente que la madre naturaleza busca de nuevo el cauce", Germán Aristizábal Moreno, gerente del Hospital San Antonio de Manzanares.

 

 

 

x
Para nosotros es muy importante conocerte mejor, recibe promociones y ofertas especiales sólo para tí!

Login con Google

Powered by