salud |

Una guerra sin tregua


 

Jorge Raad Aljure - José Wílder Mahecha V*

LA PATRIA | Manizales

 

El cáncer es una enfermedad que compromete a todos los seres humanos sin distinción de edad, género, nivel cultural, intelectual, estado socioeconómico, profesión o ubicación geográfica. Por ello es importante que -independientemente de la responsabilidad del Estado para con la salud de sus asociados- cada persona se preocupe de mantener, en lo posible, una vida saludable.

Esto se consigue a través de los años de existencia, no es un proceso de corto tiempo ni de efectos totales inmediatos. Las personas van modificando sus hábitos paulatinamente hasta lograr una estabilización en sus actividades, de las cuales están plenamente convencidas.

No hay magos que puedan facilitar que alguien, de un día para otro, tenga plena salud, a partir de una vida desordenada o inconsistente en el cuidado personal. Con la celebración mañana del Día Mundial contra el Cáncer es importante recordar algunos aspectos generales que deben estar presentes siempre.

En el 2019 se inicia con el lanzamiento de una campaña que durará tres años: Yo soy y voy a. Dicho emblema es un llamado que invita a comprometerse personalmente y se funda en el poder de las acciones individuales que se van a realizar para que repercutan en el futuro.

 

Estadísticas

En las Américas, el cáncer es la segunda causa de muerte y se estima que cada año 2,9 millones de personas son diagnosticadas y 1,3 millones mueren por esta enfermedad.

Aproximadamente el 52% de los nuevos casos de cáncer y el 35% de las muertes por la condición se producen prematuramente en personas de menos de 65 años. Se prevé que para el año 2025 se llegue a más de 4 millones de nuevos casos y 1,9 millones de muertes, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

 

Compromiso

Todos conocemos a un familiar, un amigo o un compañero al que le diagnosticaron cáncer. Esto nos da motivos suficientes para actuar en favor de aquellos que aún no tienen la enfermedad.

Podemos colaborar a reducir el número de casos de cáncer ejecutando y promoviendo el autocuidado personal, familiar, laboral y social. Ayudando a disminuir la exposición a los factores de riesgo y apoyando, de manera oportuna, la asistencia a los exámenes de detección temprana como lo son la citología cervicouterina, tamizaje de próstata, mamografías de tamizaje, autoexamen de la mama, investigación de sangre en heces y cambios en la piel.
 

Factores de riesgo

Los factores de riesgo son modificables y los más comunes para el cáncer son compartidos con los de otras enfermedades no transmisibles. Se incluyen:

El consumo de tabaco.

Baja ingesta de frutas y verduras.

El uso nocivo de alcohol.

Falta de actividad física.

Exposición indebida al sol.

Múltiples parejas sexuales sin protección.

Algunos de los factores de riesgo específicos para la enfermedad comprenden las infecciones crónicas del Virus del Papiloma Humano (VPH), para cáncer cervicouterino; hepatitis B y C, para cáncer de hígado; y Helicobacter Pylori, para cáncer de estómago.

 

* Textos adaptados de la Unión Internacional Contra el Cáncer - Liga Contra el Cáncer, Seccional Caldas.

x
Para nosotros es muy importante conocerte mejor, recibe promociones y ofertas especiales sólo para tí!

Login con Google

Powered by