salud |

Mejorar las condiciones de vida, una tarea de los CAS


Elizabeth R. Rojas

LA PATRIA | Manizales

En el Centro de Atención Social (CAS), de Villamaría, se han intervenido -hasta el momento- 64 familias en los diferentes programas de la Alcaldía. Desde mayo han sido valoradas en salud, se ha hecho acompañamiento a las mujeres emprendedoras del área rural y ejecutado, entre otros, proyectos de participación comunitaria.

La tarea de un CAS es la de acompañar a la población más vulnerable y vigilar, con su personal, que se suplan las necesidades fundamentales de los menos favorecidos. Replicar esta idea en otros municipios del departamento es la intención que tienen ahora la Gobernación de Caldas, la Secretaría de Integración y Desarrollo Social y la Dirección Territorial de Salud de Caldas (DTSC).

Ayer, en la sala Rafael Uribe de la Gobernación, se firmó el convenio para la conformación de 20 CAS. Aguadas, Anserma, Aranzazu, Belalcázar, Chinchiná, Filadelfia, La Merced, Manzanares, Neira, Marquetalia, Norcasia, Pensilvania, Riosucio, Samaná, San José, Supía, Victoria, Viterbo, Villamaría y Palestina, contarán con lugares de este tipo.

Al acto asistieron los alcaldes de cada municipio y gerentes de los hospitales, quienes recibieron, de manera simbólica, una planta en representación del proyecto que -según los proponentes- aminorará las brechas sociales y mejorará la calidad de vida.

Efraín Eduardo Espinoza Dorado, gerente del Hospital San José (Aguadas), se manifestó optimista en cuanto a lo que servirán los CAS. Resaltó que no solo fueran a servir desde el área que le compete.

Acompañamiento

"Cuando hicimos la caracterización de toda la población, vimos a través de los sistemas de información y visitas cuáles eran las familias de más alto riesgo. Estas acumulan una cantidad de determinantes sociales sin cumplir (casas con pisos en tierra, sin baño, niños desescolarizados, etc). Las vamos a acompañar prioritariamente", apuntó Gerson Bermont, director de la DTSC

Los CAS no solo servirán entonces, de acuerdo con lo dicho por Bermont, como escenarios para la atención en salud; también se focalizarán en lo relacionado con el deporte, la recreación, la agricultura, la educación, la infraestructura, etc.

LA PATRIA conoció que la inversión en equipos e implementación rodea, hasta el momento, cerca de $330 millones y que está en manos de cada Alcaldía el definir el sitio donde ubicarán el CAS. Algunos podrían funcionar desde el puesto de salud más cercano o en escuelas sin servicio.

"El gran desafío de la sociedad contemporánea es la inequidad. Le estamos cumpliendo al departamento, los alcaldes deben asumir con muchísima responsabilidad estos CAS, para que funcionen debidamente y en las tareas para los cuales están llamados. Esperamos que esto nos ayude a tener mejores indicadores en índices de pobreza", dijo Guido Echeverri, gobernador de Caldas, al terminar su discurso.

 

Felices

Mónica Jaramillo Quintero, gerente del Hospital San Vicente de Paúl (Aranzazu)

Nos servirá para atender a la población más vulnerable y para disminuir una brecha de vulnerabilidad en la que se encuentran los municipios. Estará en el sector Hospital.

Diana Jimena Calle García, gerente del Hospital San Marcos (Chinchiná)

La idea será enfocarlo en población priorizada, que esté en riesgo y que requiera atención. El CAS funcionará en la vereda El Trébol.

Diana Milena Gallo Franco, gerente del Hospital San Juan de Dios (Pensilvania)

La esperanza es complementar un trabajo intersectorial en el que nosotros, como representantes de la salud, apoyemos en nuestra área. Se trabajará con los más vulnerables. Estará en el corregimiento Bolivia.

Francisco Javier Gómez, gerente del Hospital San José (Neira)

Estará en la vereda Tapias, una vereda ribereña con muchos determinantes sociales y para la cual, la Alcaldía, ha estado empeñada en mejorar las condiciones de vida y de habitabilidad. Allá hay dificultad con la prestación de los servicios básicos.


Powered by