salud |

La salud en Caldas, entre aciertos e incumplimientos


B. Eugenia Giraldo

LA PATRIA | MANIZALES

La atención en salud para los caldenses tuvo el año pasado sus altas y bajas.

En este sector, donde se hace indispensable el servicio oportuno, también es necesario contar con recursos suficientes, situación que no se evidenció con ciertas EPS, que por su alto nivel de cartera, terminaron por afectar las finanzas de hospitales e IPS y, por qué no decirlo, también la prestación de los servicios de salud para sus usuarios.

Los hospitales de mediana complejidad de Salamina, La Dorada, Chinchiná y Riosucio tuvieron que sacar ponchera. Gracias a la mediación del Ministerio de Salud y la Territorial de Salud de Caldas llegaron a un acuerdo con las EPS para recuperar cartera por unos $2 mil 877 millones, entre ellas Nueva EPS, Asmet Salud, Salud Vida y Medimás. Esta última será vendida a inversionistas norteamericanos.

Lo mismo hizo el Hospital Santa Sofía, que concilió por lo menos $17 mil millones de deudas.

En salud pública

En cuanto a las salud pública, la atención se volcó a la detección de casos de sarampión, después de que el Ministerio de Salud reportó tres casos nuevos en el país, cuyos afectados llegaron de Venezuela.

Por fortuna, en Caldas, el cumplimiento con el esquema de vacunación protegió a la comunidad, por eso no se reportaron casos.

Otro brote que puso en alerta a los servicios de salud, esta vez en la Cárcel La Blanca de Manizales fue el de paperas, que se detectó en abril pasado y solo después de un mes se controló. Fueron 52 internos los afectados.

En esa oportunidad las autoridades admitieron que lo que incrementó el riesgo de contagio fueron las comorbilidades, entre ellas el sida, y el hacinamiento, que bordeó el 120%.

Se mantienen las tres primeras causas de muerte: la enfermedad cardiovascular, el grupo de cánceres y los problemas de salud mental.

Pero no solo es la enfermedad la que se atiende. Ahora la accidentalidad vial, que se convirtió en un problema de salud pública, puso el año pasado en Caldas 138 muertos, de ellos 49 en Manizales y 89 en el resto de municipios. 78 eran motociclistas, 37 peatones, 8 ciclistas y 12 usuarios de carros y 3 sin definir.

Cierres y fallas

Un caso lamentable fue el de Ucikids, la Unidad de Cuidado Intensivo pediátrica, que operaba bajo la modalidad de arriendo en un área del Hospital Infantil Rafael Henao Toro. Cerró a mediados del año pasado porque las EPS le debían cerca de $2 mil 300 millones.

Este problema que afectó la atención de los más pequeños la subsanó un mes después el H. Infantil con la apertura de una nueva UCI pediátrica, con una inversión cercana a los $500 millones.

Otras entidades que no mejoraron lo suficiente fueron los operadores de la Policía y el magisterio, que no mostraron eficiencia, pese a que pertenecen a un régimen exceptuado y por ende, tendrían mayores controles y beneficios, situación que se ve muy bien en el papel, pero muy poco en la realidad.

Cosmitet, en el caso de los maestros, tuvo mejoras, pero continuó con barreras en el servicio por la asignación de citas con especialistas, lo que motivó, entre otras razones, al primer paro nacional el año pasado. A esto se sumó, la situación que vivieron los 2 mil usuarios de Supía y Riosucio por el cierre temporal de la IPS Ingrumá Salud, debido a que Cosmitet le debía $83 millones.

Por los hospitales

A Palestina, que sumó cinco años sin hospital propio, le llegó una buena noticia a través del Ministerio de Salud que otorgó la viabilidad técnica de operación de la ESE La Divina Misericordia. Se espera que los palestinenses tengan un nuevo centro asistencial aproximadamente en un año, cuando culminen las obras de infraestructura y adecuación de ambos centros: En el área urbana de Palestina y en el corregimiento de Arauca.

Otra buena noticia la recibió La Dorada. El Municipio recuperó el manejo del llamado hospitalito de Las Ferias, que ahora amplía sus servicios para comunidad vulnerable. Sin embargo, se pasó otro año sin quirófano y salas de parto nuevos en el San Félix, debido a errores en los diseños y tropiezos en la construcción.

Sigue pendiente la transformación del Hospital Santa Sofía, el gran proyecto de infraestructura que se prometió. Sus avances son lentos, la última reunión de la firma consultora BEV S.A., con un contrato por $2 mil 503 millones, se reunió con el Ministerio de Salud y la Territorial de Salud hace unos 15 días para definir los últimos detalles del programa médico-arquitectónico. Con esto ya hay vía libre para culminar los estudios y diseños definitivos, que aspiran a que estén listos en marzo de este año.

También están pendientes los estudios y diseños para los quirófanos de las tres regionales: Salamina, Chinchiná y Riosucio.

Hay que destacar la propuesta que tiene la Universidad de Caldas para ampliar y fortalecer la IPS Universitaria y construir un centro asistencial de mediana complejidad junto a la Facultad de Ciencias para la Salud, que se enfocará en la prestación de servicios especiales, con grupos especializados como geriatría y psiquiatría.

Igualmente se resalta la recuperación de Assbasalud, la IPS de primer nivel municipal, que superó una situación financiera crítica y ahora goza de un punto de equilibrio. Esta misma perspectiva se vislumbró para el Hospital General San Isidro, que mejoró su planta física y la propuesta de servicios para buscar nuevos mercados.

En general, el sector salud en Caldas tuvo avances, aunque se espera que este 2019 culminen las obras hospitalarias de las que tanto se habló el año pasado.

Aciertos

* La Oficina de Gestión al Usuario en Salud, que funciona desde el 3 de septiembre en el primer piso del Palacio de Justicia Fanny González Franco, se reconoce como un proyecto de impacto en el 2018. Atendió en cuatro meses mil 117 casos, con una resolutividad en 48 horas del 80%, es decir 895 casos, los demás pasaron a intervención de la Superintendencia Nacional de Salud o a revisión por la EPS. Este modelo es pionero en el país y en dos meses operará en Chinchiná, Salamina, Riosucio y La Dorada, para atender las cuatro subregiones.

* Caldas fue catalogado como el cuarto departamento en vigilancia epidemiológica por el buen desempeño en la implementación del sistema.

* Los hospitales de Caldas, incluido Assbasalud, se beneficiaron con proyectos de inversión en infraestructura y ambulancias por $8 mil millones.--R

En Caldas

390 mil 879 personas están en el subsidiado y 452 mil 318, en el contributivo.

x
Para nosotros es muy importante conocerte mejor, recibe promociones y ofertas especiales sólo para tí!

Login con Google

Powered by