salud |

En el Gobierno Santos se ganó con medicamentos y se perdió con EPS


B. Eugenia Giraldo

LA PATRIA | MANIZALES

 

El balance de estos ocho años de gobierno del presidente saliente, Juan Manuel Santos, en materia de salud se cuenta en tonos grises.

Pese a los ahorros generados en los últimos cuatro años por $4,5 billones gracias a la reducción de precios de medicamentos, el sistema de salud en Colombia gasta más de lo que tiene, es decir, es insostenible.

Esta preocupación la reconoce el ministro saliente, Alejandro Gaviria, en su libro Hoy es siempre todavía, cuando dice que un reto importante que enfrentó en los seis años que estuvo al frente del Minsalud fue asegurar la sostenibilidad del sistema, máxime cuando la salud se convirtió en un derecho fundamental para los colombianos.

Gaviria termina su periodo con 902 nuevos medicamentos regulados, entre ellos 62 anticonceptivos.

Esa política, que enfrentó al Minsalud con laboratorios y asociaciones farmacéuticas, es hoy reconocida en el mundo y se espera que la mantenga el gobierno de Iván Duque.

 

Tarea inconclusa

Lograr que el 96% de los colombianos comparta los mismos beneficios es un punto a favor en un sistema de salud que se dice equitativo y con atención para todas las enfermedades, pero faltan garantías para que todos los usuarios reciban atención de calidad y a tiempo.

Basta revisar las 56 mil quejas que recibió en mayo de este año la Superintendencia Nacional de Salud, de ellas el 78% fue por barreras de acceso a los servicios.

La tutela fue el derecho más invocado por los usuarios en los últimos años porque algunas EPS no disponen de una red de prestadores completa, situación que se deriva de problemas administrativos, financieros y de conveniencia, pues con la integración vertical, algunas entidades no fueron serias y se convirtieron en aseguradores y prestadores, violando el límite del 30% que fija la ley 1122 del 2007.

Esto refleja una inequidad, cuando el sistema permite que las EPS sean dueñas de sus propias redes, es cuando el privado entra en desventaja y termina generando una crisis como sucedió con el Hospital Infantil Rafael Henao Toro, que por deudas de las EPS debió tercerizar servicios en el 2014 como Urgencias (IPS Eje Cafetero), Oncología (Oncológos de Occidente) y Cuidados Intensivos (Ucikids.), que cerró hace pocos días por falta de pago de las EPS.

La designación de los nuevos prestadores del servicio de salud para el magisterio fue el déjà vu para sus usuarios. En el Eje Cafetero, como sucede desde el 2003, continuó Cosmitet, pese a las fallas denunciadas en repetidas ocasiones por sus afiliados y que motivaron marchas en contra de la EPS exclusiva del magisterio caldense.

 

Punto negro

Esa falta de control a las EPS es lo que critica el director del Centro Nacional de Derecho Médico, José Norman Salazar, quien recalca que no hay que olvidar que en manos del Gobierno de Juan Manuel Santos colapsó Saludcoop, la EPS más grande del país.

“Recibió una EPS funcionando y sin dificultades financieras y la liquidó sin pagar las deudas, lo que dejó a unas IPS en riesgo de quebrar, sobre todo por la falta de claridad de cuándo les pagarán”.

Lo mismo sucedió con Caprecom, que terminó liquidada en el 2015. También está la venta de Cafesalud y la llegada de Medimás, que un año después no convence del todo.

Salazar apunta que el Gobierno que culmina manejó a las EPS con guante de seda. “Les dio muchas prerrogativas, algunas de tipo normativo, como mecanismo de defensa frente a la crisis financiera que tiene el sistema y que de alguna manera quiso amortiguar”.

Al exsuperintendente de Salud Norman Julio Muñoz y al exministro Gaviria también les critica la negociación de Medimás, porque, asegura, la compraron fiada y entró con déficit de servicios heredados de Cafesalud, lo que se tradujo en quejas reiteradas por demoras en la atención. Además se comprobó que Muñoz le dio un manejo preferencial, de ahí la suspensión por la Procuraduría.

 

Un paso gigante

A Gaviria, el mejor calificado del gabinete Santos con un 3,3%, también se le reconoce porque en una forma de avanzada y varguardista, encaró de manera acertada debates como la interrupción involuntaria del embarazo, la eutanasia, el derecho a morir dignamente y la reglamentación e implementación del uso de derivados de la marihuana con fines medicinales y científicos.

También se destacan otros procesos como la cobertura universal en el aseguramiento, igualdad en planes de beneficios entre contributivo y subsidiado, aunque quedan pendientes los servicios y tecnologías que están por fuera del plan para los del subsidiado, que según el mismo exministro Gaviria es una fuente de inequidad, por los problemas de financiamiento en las entidades territoriales. Por eso dejará un borrador de reforma a la Ley 715.

El director del la Territorial de Salud de Caldas, Gerson Bermont, recalca que la inequidad es con los departamentos y que no es justo que el contributivo tenga un fondo nacional para pagar esas tecnologías, mientras que en el subsidiado esté a cargo de los territorios. “Esa reforma debieron hacerla hace cuatro años, no cuando ya se va. Sé que el ministro lo planteó en varias ocasiones, pero no hubo apoyo para discutirla”.

 

El reto

El Modelo Integral de Atención en Salud (MIAS), que busca tener más cubrimiento, para que las personas que viven en el campo y en zonas alejadas tengan los mismos servicios de quienes viven en las ciudades, todavía es una ilusión.

Con la firma de la Resolución 3280 del 2 de agosto del 2018 las entidades territoriales, las aseguradoras y los prestadores estarán obligados a brindar atenciones para promover la salud y anticiparse a la enfermedad.

Según Bermont, para aplicar el modelo no se requieren más recursos, sino una redistribución de ellos. “En un sistema de aseguramiento, el negocio es que la gente esté sana, pero en un sistema desfigurado como el nuestro y al no trabajar en promoción y prevención, la carga de enfermedad es alta”.

 

----------

* Regulación de precios a casi 2 mil 600 medicamentos en tratamientos contra el cáncer, antibióticos y anticonceptivos.

* $500 mil millones adicionales al sector salud traerá la aprobación del impuesto al tabaco.

* $1 billón se invirtió en el 2010 para la atención de primera infancia. En el 2018, fueron $4 billones.

* Colombia tiene un plan de vacunación que cubre 26 enfermedades con 21 vacunas gratuitas.

 

“Estos son los inamovibles en el Sistema de Salud: Solidaridad en el financiamiento, igualdad en los planes de beneficios, un sistema mixto con límites razonables y que se garantice desde el Estado el financiamiento pleno año tras año de nuestro sistema de salud, si no se cumple, ese mantra de que la salud es un derecho fundamental se nos queda en letra muerta”, Alejandro Gaviria, exministro de Salud.

 

Foto | Archivo | LA PATRIA

El exministro Alejandro Gaviria terminó su periodo con 902 nuevos medicamentos regulados, entre ellos 62 anticonceptivos.

 

 


Powered by