publirreportajes |

El “armario para llorar” de la Universidad de Utah


En la vida universitaria no todo es alegría. Para muchos, los años de universidad son inolvidables. Es una etapa en la que se tiende a madurar y en la que, si tenemos suerte, conocemos buenos amigos e incluso grandes amores. Pese a ello, los universitarios también tienen malos ratos, sobre todo, en época de exámenes o cuando se acerca la fecha de entregar un sinfín de trabajos. A veces están sometidos a grandes dosis de estrés y la ansiedad es tal que los estudiantes pueden sentir ganas de llorar. Precisamente para esos momentos, para que puedan derramar sus lágrimas tranquilamente y en la intimidad, en la Universidad de Utah, en Estados Unidos, instalaron un “armario para llorar”. Se trata de una iniciativa pionera a nivel educativo que está teniendo bastante demanda entre el alumnado.

Para usarlo y compartirlo los alumnos deben cumplir ciertas normas. Por ejemplo, deben llamar a la puerta de este armario antes de entrar, para comprobar que el espacio no está siendo ocupado en ese momento. Sólo se puede acceder en solitario y no más de 10 minutos. Para controlar el tiempo tienen un cronómetro que cada usuario apaga al salir del armario.

Para relajarse, en su interior hay una pila de peluches.

Los alumnos que lo utilizan pueden compartir sus experiencias y opiniones en las redes sociales utilizando el hashtag#cryclosetuofu y, a juzgar por los comentarios publicados hasta el momento, parece que está teniendo bastante éxito. Incluso los internautas consideran que sería muy útil instalar este tipo de cabinas para desahogarse en otros centros educativos. Lo que nos lleva a preguntarnos si tal vez este tipo de espacios también tendrían cabida en el ámbito laboral para controlar el estrés que a veces provoca el trabajo.

 

Cómo evitar el estrés

Iniciativas como ésta indican que el estrés está cada vez más presente en todos los ámbitos de la vida. Es importante seguir ciertos pasos para intentar minimizarlo, especialmente en el entorno laboral.

Es imprescindible descansar y dormir bien para rendir más, pero también debemos aprender a desconectar y a relajarnos.

 

Dibuja para sentirte mejor

Una de las recomendaciones para relajarnos es dibujar. No necesitamos tener dotes artísticos ni ser grandes pintores para coger una hoja de papel, un lápiz y colores y empezar a dibujar. A través del dibujo el cerebro se relaja y nos sentimos mejor.

Dibujar flores, por ejemplo, nos ayuda a descansar y a calmarnos tras un enfado, el truco es dibujar líneas. Recrear caminos, laberintos y arcoíris también tiene un efecto positivo.

 

Dedica tiempo a tu mascota

Está científicamente comprobado que pasar tiempo con nuestra mascota trae beneficios para la salud y para el estado de ánimo. Es recomendable jugar con ella y salir juntos a pasear. Y no te olvides de acariciarla. Además de fortalecer el vínculo entre ambos, ayuda a tu cuerpo a liberar una hormona relajante, reduciendo así tus niveles de estrés.

 

Practica ejercicio cada día

El ejercicio es un buen aliado anti estrés, aunque siempre hay que practicarlo con sentido común para que no pierda su efecto relajante. Lo recomendable es practicar sencillos ejercicios todos los días durante unos minutos. Ejecutar movimientos para relajar el cuello o seguir ciertas rutinas para destensar los hombros, los brazos y la columna nos ayudarán a reducir la tensión muscular y la ansiedad.

 

Jugar al póker también funciona

Puesto que el estrés, muchas veces es cansancio psíquico, además de físico, también es clave realizar ejercicios mentales y recurrir a ciertos juegos. Uno de los que más ayudan a relajarte es el póker. Además de ser divertido y cada vez más accesible gracias a los casinos virtuales, este juego permite que los jugadores desconecten y alivien tensiones. Además, si la suerte les acompaña, una buena partida de póker mejora el estado de ánimo y la confianza en uno mismo. Eso sí, conviene jugar con moderación y sin olvidar que, más allá de las apuestas, la clave es jugar con control y siempre para divertirse.

Siguiendo estos consejos, seguro que conseguimos reducir nuestro nivel de estrés y mejorar nuestro bienestar. También lograremos descansar mejor y, por ende, tener mejor actitud para afrontar un nuevo día con alegría.

Estudios indican que casi dos tercios de la población dice haber tenido algún problema de sueño en el último año. Si eres uno de ellos, ya sabes algunos trucos para solucionarlo. Está bien que se desarrollen iniciativas como “el armario de las lágrimas” de la Universidad de Utah, pero lo cierto es que sería mucho mejor que nadie sintiera tanto estrés y tanta ansiedad como para tener que utilizarlo.

 

  Continúa Leyendo




Powered by