política |

“El 27 de mayo es el plebiscito que no se puede perder": candidato Humberto de la Calle


ARGEMIRO PIÑEROS

COLPRENSA | LA PATRIA | BOGOTÁ

La experiencia y la tranquilidad de los años llevan a que Humberto de la Calle hable seguro de lo que ha sido una campaña presidencial de las más polarizadas en Colombia, en la cual es uno de sus seis protagonistas.

"Las redes sociales son un fenómeno relativamente nuevo en Colombia, lo que generó ataques con cierta ferocidad, mucho odio y fanatismo. La cara positiva de las redes es una mayor democratización de la información, es decir se tiene más capacidad de enviar mensajes sin que los medios de comunicación medien. Ha sido además una campaña extraña, con casi todos los candidatos liderando encuestas en algún momento, que genera incertidumbre sobre la solidez de las mismas. Ahora surgió una modalidad que es la de pronósticos, que me parece riesgosa".

Liberal independiente

- ¿Si hubiera arrancado antes su campaña, habría tenido más fuerza?

Se presentaron dificultades: el camino a seguir, la discusión en el Partido Liberal sobre la consulta popular. Luego en la consulta del liberalismo se instaló deliberada y maliciosamente la discusión sobre el costo, y eso generó una distorsión de valores. Una democracia donde prima es el ahorro termina en la dictadura, que es más barata. Es tan cierto lo que digo que el 11 de marzo hubo dos consultas y costaron más o menos lo mismo, y ahí no hubo ningún ataque. La mejor opción para Colombia es una opción de centro que sea transformadora, pero que no acuda a los extremos de la mesa.

- ¿Le tuvo que hablar duro al Partido Liberal, al expresidente César Gaviria para que lo apoyaran?

Cuando se empezó a hablar de transfuguismo, dije: el que no quiera estar acá, bien ido, y eso produjo un mensaje. Luego, en una reunión de las bancadas, Gaviria señaló que como hay disciplina entre ellas y en el evento de una segunda vuelta en que no estemos es legítimo pensar en esa circunstancia, pero lo veo comprometido con la campaña, igual a la militancia liberal, aunque mi mensaje siempre ha ido al liberalismo independiente, al pensamiento liberal.

- ¿Por qué dice que el camino es el centro?

Así lo siento. Hay prevención frente a las soluciones que están en el extremo de la mesa, pero en la medida en que se generó un escenario de polarización el 11 de marzo se va a los extremos. Confío en que los colombianos reflexionen en buscar vías al famoso problema de la inequidad.

Sobre la izquierda

- ¿Sigue pensando que se están tirando la paz?

Todavía veo muchos riesgos y me parece bien que el Gobierno entienda que yo no buscaba una polémica sino decir algo que es visible, meter el acelerador en la práctica. En lo político, el Centro Democrático ha dicho que toca revisar los acuerdos, pero revisarlos es una palabra suave, porque son los elementos centrales del acuerdo, el propósito es sencillamente eliminar las bases de lo que se acordó. Este 27 de mayo, si hay una decisión importante de los colombianos, es como una repetición del plebiscito, ese es el plebiscito que no se puede perder.

- ¿Y si gana la izquierda?

Vamos por partes. Se ha tratado de vender una secuencia de fantasmas, se ha querido generar miedos. Que las Farc se iban a tomar el Congreso porque De la Calle les entregó el país. Dejaron las armas y sacaron 50 mil votos. Dónde está la entrega del país a las Farc, eso se diluyó. Que el acuerdo es impunidad, el acuerdo dice que si siguen delinquiendo pasarán a la ley ordinaria, y la justicia transicional no es un remedo, tiene sanciones para los que cometan crímenes graves, para las Farc y para los otros; militares que se desviaron de su deber y terceros que han financiado la guerra.

- ¿Y la izquierda en el gobierno?

La izquierda tipo Petro no me parece la mejor solución para Colombia. Tenemos es que buscar soluciones desde el centro, pero no un centro descafeinado sino transformado. A Petro le reconozco el papel de apoyo a la paz, pero tenemos una visión distinta de las políticas públicas. Lo que sí me parece un error de la clase dirigente es convertir a Petro en una víctima, y una estigmatización de Petro es un error, porque vamos es a continuar en una polarización, más allá de quien gana las elecciones. Petro sube porque el Centro Democrático, el doctor Uribe, en su discusión con Santos terminó deslegitimando las mismas instituciones. Petro recoge la insatisfacción que Uribe fue creando, en la medida en que las personas desfavorecidas ven que sólo hay resistencia al cambio terminan ingresando a las filas de Petro.

Si no gana

"No tengo interés burocrático ni quiero ser empleado público. Aspiro a ser presidente, y si no lo soy voy a seguir, más allá de la política electoral, con un compromiso con la paz de Colombia y con la Constitución del 91, el ideario de la misma".


Powered by