Un asunto de humanidad


De show calificó el régimen venezolano, en cabeza de Nicolás Maduro y de Diosdado Cabello, la recolección de alimentos que se ha hecho y que se intenta llevar a ese país, desde Colombia, con el fin de paliar en algo la crisis humanitaria que se vive. Hasta ahora se sigue impidiendo, y es el mandato, el paso de lo que se ha denominado caravana humanitaria, la cual, por supuesto, ha sido adelantada por quienes Maduro considera sus enemigos, la Agencia de Cooperación de los Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés) y el Gobierno colombiano.
Sería imposible considerar que en este momento esta acción no sea vista como política, pues claro que tiene de esto si los que organizan la actividad son los mismos que reconocen como legítimo el autoproclamado Gobierno de Juan Guaidó. Pero ojalá ante esas evidencias, pudieran ponerse por encima las necesidades de los venezolanos más humildes y se deje pasar la caravana para que cumpla el objetivo de ayuda básica, al menos para algunas familias, porque las precariedades son tantas, según las noticias que llegan desde Caracas, que será muy difícil cubrirlas todas.
La recolección hecha para la caravana incluye medicamentos, otra carestía que afecta a los ciudadanos venezolanos. De hecho, la frontera se ha llenado de inescrupulosos que ofrecen jarabes y pastas en las calles sin ningún control, lo que debe llamar la atención de las autoridades. En este tipo de informalidad se pueden presentar abusos, no solo por los precios que se les cobren a los migrantes, sino porque ya se ha detectado que en algunos casos las medicinas están vencidas o no cumplen con los mínimos estándares de calidad. Esa realidad está creada por cuenta de los miles de venezolanos que deben atravesar la frontera para adquirir algo que cubra sus necesidades en Colombia.
Se espera para hoy el anuncio de Juan Guaidó sobre cómo se hará para pasar la ayuda a Venezuela. Ha convocado a las personas que quieran sumarse en un voluntariado y hacer una cadena humanitaria con el fin de que la comida y las medicinas pasen. Mientras tres contenedores bloquean el puente en Tienditas y los demás pasos son controlados por la Guardia Nacional Venezolana, proceder a una acción de ciudadanos en la vía para pasar los alimentos podría tentar la paciencia del régimen o verificar de una vez que los militares en este punto de la situación no están dispuestos a atacar a los ciudadanos. Puede ser un punto de quiebre.

La situación atípica que se presenta en Venezuela se ha ido alargando, en parte por la decisión de Guaidó y de sus seguidores de no permitir violencia. Su discurso ha instado a acciones pacíficas de todo tipo, entre las que podría estar la cadena humanitaria y otras más, con el fin de socavar lo que queda de autoridad entre los fieles al régimen. Para ello será clave el papel que jueguen las Fuerzas Armadas, hasta el momento fieles a Maduro, pero de las que se espera que sepan tomar distancia de la dictadura y apoyar el Gobierno de transición y la convocatoria a unas elecciones libres, para que retorne la democracia y pueda empezar a reconstruirse su aparato productivo, y con este la economía. Ojalá sea más pronto que tarde para que empiece a fluir la ayuda humanitaria, mientras se recompone el camino.

x
Para nosotros es muy importante conocerte mejor, recibe promociones y ofertas especiales sólo para tí!

Login con Google

Powered by