Otro año violento contra la prensa


Tres homicidios, los del equipo periodístico del diario El Comercio de Ecuador en territorio colombiano; 200 amenazas contra periodistas en el país, la estigmatización de líderes públicos contra la prensa, proyectos de ley que buscan censurar a medios, entre otros, son violaciones a las garantías para que se ejerza el derecho a informar libremente en nuestro país. Ocurrieron en el último año.
El asesinato de los periodistas del diario El Comercio demuestra que aún hay zonas vedadas para informar, en este caso por la presencia de grupos armados, como sucede en varias regiones. Esto obliga a que se piense cómo se puede conocer la verdad en estos sitios. Además, la mitad de los municipios en Colombia carecen de información local, lo que afecta a unas nueve millones de personas, asunto identificado por el proyecto Cartografías de la Información, de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip).
Esta organización, que vela por las garantías para el derecho a la información que tienen los colombianos, advierte de la difícil situación que viven muchos periodistas por cuenta de las estigmatizaciones que de ellos hacen líderes de opinión tanto del Gobierno como de la oposición, así como autoridades locales en muchos sitios, en donde además se aprovecha para premiar o castigar a los medios con un manejo a dedo de la publicidad oficial, lo que pone en riesgo el ejercicio periodístico con independencia.
Hay que advertir que la justicia ha mejorado en investigar amenazas contra periodistas. La condena al expresidente del Partido Liberal de Caldas Ferney Tapasco como autor intelectual del asesinato del subdirector de LA PATRIA, Orlando Sierra, ratificada por la Corte Suprema, muestra avances en la investigación de delitos contra la prensa, pero aún falta muchísimo. Y no se puede olvidar que uno que otro juez, cada tanto, toma medidas que van en contra de la Constitución y la Ley, permitiendo acoso judicial contra periodistas y medios, lo que no puede pasar en un país democrático.
En el Día tradicional del Periodista en Colombia, vale la pena reflexionar sobre los retos que tiene este oficio en medio de la transformación que vive. Los cambios tecnológicos han traído incertidumbre y han abierto posibilidades que antes no se tenían, pero lo que está en riesgo es la información de calidad para los ciudadanos, que ven cómo se ganan presidencias, alcaldías o se influye en las tendencias de los ciudadanos con una buena estrategia en redes sociales sustentada en informaciones no siempre ciertas. La prensa debe hacer frente a situaciones como esta hoy en día, y para ello debe mantener sus valores esenciales de veracidad, imparcialidad y responsabilidad social. Los valores democráticos se pueden trastocar en un país sin una prensa vigorosa, y por eso debe garantizarse el ejercicio libre del periodismo, derecho que se afecta de muchas maneras, violentas y sutiles.

El Gobierno ha dicho que respeta las garantías para la prensa y confiamos en que así sea, pero se debe hacer más para que exista total tranquilidad de informar de cualquier tema público en cualquier lugar de Colombia sin el riesgo de ser estigmatizado, acorralado, amenazado o asesinado. Mientras eso no ocurra, la libertad de prensa en Colombia seguirá siendo apenas un anhelo.


Powered by