El liderazgo de Manizales


En la Encuesta de Percepción Comparada de la Red Cómo Vamos 2017, Manizales aparece como la gran líder en Colombia. Los aspectos en los que más se destaca, y en los que de hecho es primera son orgullo y satisfacción por la ciudad, seguridad, servicios de salud, atención a la primera infancia, educación primaria y secundaria, educación superior, los barrios y las viviendas, los servicios públicos y por la satisfacción con los parques y zonas verdes. También aparece entre las primeras en movilidad en vehículo particular y en espacio público.

La Red Cómo Vamos mide las percepciones de la gente en 13 ciudades capitales de Colombia: Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Ibagué, Medellín, Pereira, Quibdó, Santa Marta y Manizales. También en otros seis municipios del país. En este comparativo de percepciones no le va tan bien a la capital caldense en la garantía del derecho a la salud, la actividad cultural y la manera como la Alcaldía invierte los recursos públicos; y le va muy mal en la situación económica de los hogares, el aumento de la corrupción y en convivencia.

No es novedoso que los manizaleños nos sintamos orgullosos y satisfechos con la ciudad, eso es algo en lo que siempre hemos punteado, y tiene mucho que ver con el civismo que aquí se observa, en general, en comparación con lo que ocurre en el resto de Colombia. Tampoco es novedoso lo de la educación superior, en lo que la capital caldense ha volcado sus esfuerzos en las décadas recientes y que busca cada vez fortalecer más. Igual ocurre con los servicios públicos, que desde hace muchos años son de buena calidad y cobertura. La sensación de seguridad ha sido, así mismo, una característica de Manizales, con muy pocos baches.

Ahora bien, para ser realistas, frente a las condiciones de la primera infancia, la educación primaria y secundaria, los barrios y viviendas y la satisfacción con los parques y zonas verdes pareciera haber cierto conformismo de quienes respondieron las encuestas, porque hay indicadores duros que evidencian que en esos aspectos no es que esté demasiado bien la capital de Caldas. Son aspectos en los que tiene que trabajarse más a fondo para llegar a estándares internacionales, que en materia de educación, por ejemplo, serán ahora más exigentes con el ingreso de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). También parece haber cierta resignación de los manizaleños con lo que ocurre en movilidad, igual que en la atención en salud y en espacio público.

Somos más exigentes y críticos los manizaleños, de acuerdo con este comparativo de encuestas, cuando nos referimos a la actividad cultural, la inversión de los recursos por la Alcaldía, el aumento de la corrupción, la situación económica de los hogares y los problemas de convivencia. Esto plantea retos fundamentales a quienes trazan las políticas públicas y manejan los recursos del Estado, porque está quedando la sensación de que algo se está haciendo mal. Sin duda hay que incrementar los niveles de confianza en la administración pública, si queremos que la gente no se desencante de la mayor parte de cosas buenas que tiene la ciudad.

 

Lo relacionado con lo económico tiene que ser analizado con lupa y observar de qué manera eso puede ser mejorado, porque tal insatisfacción es la que lleva a muchos talentos locales a emigrar hacia otras regiones y países en busca de oportunidades, cuando sus capacidades podrían estar al servicio de nuestro propio desarrollo. Esta preocupación se confirma al observar los resultados del informe Cómo Vamos en Empleo, presentado también esta semana, y en donde además de los problemas de brechas entre el empleo masculino y femenino se ve una ralentización en la ocupación desde el 2015, lo que es reflejo de la crisis económica que por fortuna empezamos a superar.

  Continúa Leyendo




Powered by