Compromisos presidenciales


Manizales fue la sede de la edición 21 del Taller construyendo país, liderado por el presidente Iván Duque, en el que el Gobierno Nacional asumió compromisos para los tres años y medio que le quedan al frente de la Casa de Nariño, y entre los que fue enfático en afirmar que se encargará de concretar el sueño caldense de poner en funcionamiento el Aeropuerto del Café, en el municipio de Palestina. “Antes de agosto del 2022 debemos aterrizar en Aerocafé”, fue la contundente frase del primer mandatario con la que ratificó su compromiso de campaña de ser el primer presidente que llegue en avión a esa pista.
Tal determinación nos llena de optimismo a los caldenses, quienes tuvimos dudas cuando nos percatamos de que en el proyecto del Plan Nacional de Desarrollo, que será discutido en sesiones extraordinarias, no se le mencionaba. Duque dijo que para el 2019 se tienen asegurados $100 mil millones, y que para los años 2020 y 2021 llegarán a la región $330 mil millones de vigencias futuras, con lo que se podrá poner en marcha la primera etapa del proyecto, para una pista de 1.400 metros de longitud y condiciones de operación mejores que las de La Nubia. La idea es que pueda luego seguirse avanzando hacia la construcción de una pista de 2.600 metros, correspondiente a la segunda etapa, y con la que se permitiría la operación de vuelos internacionales.
También se espera apoyo del Gobierno Nacional para concretar en este cuatrienio la mejora de la carretera entre Manizales y Mariquita (Tolima), que facilite la comunicación entre el Eje Cafetero y Bogotá, y sea alternativa para la comunicación terrestre entre la capital de la República y el puerto de Buenaventura, en el Océano Pacífico. Esta es una vía cada vez más necesaria, a medida que La Dorada, en el oriente caldense, se consolida como un polo fundamental de desarrollo en el centro del país, y como puerto de primera línea en el río Magdalena. Si en el futuro se concreta el Puerto de Tribugá, en el Chocó, como es el deseo de este Gobierno, esta vía sería clave para acercar Bogotá al Pacífico.
Adicionalmente, Duque se fue con la tarea de ayudar a que las cerca de 3 mil familias que viven de la minería en el departamento y que actualmente no gozan de condiciones dignas y seguras de trabajo, puedan ser parte de una fuerte política de formalización, que además de beneficios para ese núcleo social se convierta en puntal del desarrollo económico del occidente de Caldas, en donde haya gran minería respetuosa del medioambiente debidamente armonizada con las labores de los mineros tradicionales de la región. En el caso específico de Marmato es fundamental que el Gobierno se involucre de una manera más decidida para que las familias mineras sigan ligadas, de la mejor manera, al futuro económico regional.
Los compromisos de Duque con Caldas fueron múltiples y coparon distintas temáticas. Serán ahora los ministerios correspondientes los que tendrán que enfilar baterías para que esas directrices hacia el desarrollo regional se vuelvan realidad. Podemos destacar, entre otras, el necesario apoyo al proyecto turístico Puebliar, al fomento del aviturismo y de las aguas termales, así como el respaldo al cluster metalmecánico. También el compromiso de recuperar la sede de la escuela Juan XXIII, recursos para vivienda en el macroproyecto San José, los mil nuevos mejoramientos de viviendas en Caldas para fines de año y otras iniciativas de impacto social. 

Quedó pendiente el compromiso de recursos para la tercera línea del cable aéreo en Manizales, y otras obras para mejorar la movilidad y modernizar el sistema de transporte público, pero hay que seguir insistiendo y avanzar por cuenta propia en estas materias, vitales para el desarrollo local.

x
Para nosotros es muy importante conocerte mejor, recibe promociones y ofertas especiales sólo para tí!

Login con Google

Powered by