opinión |

Protección de origen


La producción cafetera mundial según la OIC para el periodo 2018 fue de 158,560 millones de sacos, en 2017 fue de 159,375 millones de sacos, de estos últimos, 97,092 millones fueron arábigos y 62,284 millones robustas. Los arábigos se dividen en suaves colombianos, otros suaves y naturales brasileros. Los suaves colombianos no son producidos únicamente por

Colombia, otros países producen bajo esta denominación, pero el que tiene la segunda prima más alta (después de Costa Rica), por encima del precio de bolsa de Nueva York para commoditie, es el nuestro.

El café de Colombia ha tenido un reconocimiento en calidad expresado en sobreprecios que paga el mercado resultado de las variedades que hemos cultivado, las prácticas culturales y el perfil de café suave característico de nuestra taza. En los últimos 30 años, la tendencia mundial en productos agro alimentarios, exalta el origen, el cual juega un papel importante en la percepción de valor por parte de los consumidores.

Las Denominaciones de Origen (DO) y las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) son instrumentos que permiten definir y caracterizar un producto en términos de sus atributos esenciales y establecer un vínculo entre la calidad y el origen geográfico determinando objetivamente una zona (La DO Café de Colombia y Regionales como Herramienta de Valor. FNC

Yepes K.. sic.gov.co. http://www.lapatria.com/columnas/189656/nuestras-denominaciones-deorigen).

En febrero de 2005 el gobierno colombiano ratificó el Café de Colombia como DO, en 2010 la SIC autorizó a la Federación el uso de las DO del Café de Colombia y entre 2011 y 2013 se otorgó la DO a los cafés de Nariño, Cauca y Huila. En 2007 la Unión Europea y Suiza después de evaluar la capacidad de la FNC para el control de calidad y las características humanas y ambientales le otorgó la IGP por parte de la comisión europea.

La estrategia de protección del origen, que fue diseñada e implementada desde administraciones anteriores de FNC, ha implicado voluntad, esfuerzo gremial, político, gerencial, técnico y económico que ha sido sufragado con recursos de organismos multilaterales como el BID, gobierno y FNC con recursos provenientes de los cafeteros. Cenicafé ha estado a la vanguardia

en tecnología para identificar y garantizar el origen del café que exportamos.

La espectroscopia de infrarrojo cercano, NIR (Near Infrared) , permite hallar la huella dactilar química de cada café y segmentar su origen. El método impide que en puerto o fuera de Colombia se mezcle nuestro grano con otro, verde o tostado, y que lo pasen por colombiano. El equipo cuantifica la luz que absorbe el grano y por medio de una curva y modelos matemáticos en dos minutos identifica de dónde es el café.

En mi anterior artículo mencionaba, lo que es un secreto a voces en corrillos internacionales, acerca de la entrada de café a Colombia, lo cual está poniendo en riesgo nuestra prima, y por lo cual recibí muchas voces de apoyo de productores. Tenemos la tecnología para detectar en puerto si hay o no café de otros orígenes y ajustar los controles, siempre que haya voluntad de hacerlo. Ya se empieza a sentir un manto de duda acerca del 100% colombiano. Esto no es una arremetida contra federación, sino un clamor de los productores, para que nuestra institución sea garante y salvaguarde el patrimonio inmaterial del sector y no se malogre una estrategia profesionalmente concebida por la cual no estamos peor en las actuales circunstancias. Proteger el origen del café de Colombia, aplicar los instrumentos de control, apropiarse de las DO y volverlas ingresos adicionales para los productores es la razón de ser de nuestra institución.

 

 


Powered by