opinión |

Hidroituango, EPM y la naturaleza


 

 

La soberbia humana, los riesgos no siempre bien calculados, el exceso de confianza en los éxitos del pasado, la soberbia de los técnicos, y los límites de la naturaleza se confluyeron en la ejecución del proyecto Hidroituango. Los efectos los hemos tenido enfrente de todos: muerte de animales, riesgos muy fuertes para la seguridad de las comunidades vecinas, inestabilidad del futuro oferta eléctrica del país.

Lo más doloroso de la situación no han sido las grandes pérdidas que ha significado para el proyecto y para EPM, la gran cantidad de nuevas inversiones y de inmensos gastos en que han incurrido para mitigar los daños y los nuevos riesgos que se iban incrementando como una bola de nieve, sino los impactos en gran cantidad de comunidades que han tenido que vivir en la zozobra y la incomodidad, los desastres ecológicos adicionales que han tenido que enfrentar. La incertidumbre sobre el futuro.

Casos como el de Hidroituango, en donde se han puesto en peligro comunidades enteras, la estabilidad del medio ambiente y la vida, deben hacernos tomar conciencia de los límites que hemos sobrepasado. Como lo dice el papa Francisco en su carta Encíclica Laudato Si, el cuidado de la casa común, “Después de un tiempo de confianza irracional en el progreso y en la capacidad humana, una parte de la sociedad está entrando en una etapa de mayor conciencia”. Esta toma de conciencia debe ser muy clara, no solamente por las agencias que otorgan los permisos y licencias a los proyectos, sino también por los empresarios y tomadores de decisiones, para que en su horizonte no solo estén los beneficios económicos, sino que se piense en la triada de sostenibilidad ambiental, social y económica. Que las variables claves, en cada uno de estos aspectos, puedan estar presentes al momento de valorar las decisiones.

La debida articulación de esos tres aspectos, orientarán la toma de decisiones hacia un proceso que busque los mejores equilibrios. Se trata de lo que Aristóteles llamaba la prudencia. El papa Francisco ha posicionado la categoría “Ecología Integral”. En efecto, dice: “Dado que todo está íntimamente relacionado, y que los problemas actuales requieren una mirada que tenga en cuenta todos los factores de la crisis mundial, propongo que nos detengamos ahora a pensar en los distintos aspectos de una ecología integral, que incorpore claramente las dimensiones humanas y sociales”.

El país, y evidentemente, EPM, una de las empresas más importantes del país y que siempre ha sido muy valorada por la eficiencia y aporte a lo público, debemos aprender las lecciones que nos ha dado este grave incidente. Debemos ser más cuidadosos de la casa común.

* * *

Gran alegría me ha proporcionado la noticia de las decisiones judiciales favorables a Luis Alfonso Hoyos en el caso del hacker investigado en el marco de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga. Qué bueno que este haya sido el desenlace, este hijo de la región ha sido un buen ciudadano y funcionario muy eficiente.

 

 

 


Powered by