opinión |

Actualidad Cafetera II


En los esfuerzos por lograr la sostenibilidad del productor y frente al escenario actual de bajos precios del café, apreciación del peso y falta de un decidido apoyo del Estado a la caficultura y a la agricultura, la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) ha tocado las puertas del Gobierno y del Legislativo, y ha emprendido gestiones en foros y escenarios nacionales e internacionales buscando apoyo y compromisos que resuelvan de manera estructural, o por lo menos mitiguen, las actuales dificultades. 
Al Gobierno, en el seno del Comité Nacional, se le pidieron apoyos directos para aliviar las finanzas de los productores, ya sea mejorando el ingreso con un apoyo al precio sobre un piso mínimo que cubra costos, o rebajando los costos a través de la entrega de fertilizantes como incentivo a las renovaciones para evitar el envejecimiento del parque cafetero. 
Como respuesta a las solicitudes de la dirigencia cafetera, el Gobierno aprobó cambiar la destinación de los recursos asignados para ICR/LEC con una partida de 23.400 millones de pesos, que sumados a los 15.000 millones provenientes del Fondo Nacional del Café, permitirán incentivar la renovación de 260 millones de árboles a través de la entrega de $150 en fertilizante por cada árbol renovado en el 2018. Esta partida es insuficiente, pues la dinámica de renovación en lo corrido del año permite proyectar una renovación de 320 millones de árboles al final del año, y será necesario buscar recursos adicionales para que todos los árboles renovados reciban incentivo. 
La renovación de cafetales es fundamental para tener una caficultura joven y productiva, y por tal razón y a petición del gremio, el Gobierno está trabajando en un documento Conpes para asegurar, con vigencias futuras, los recursos que se requieren anualmente para un programa de incentivos. 
Siendo la tasa de cambio otra variable que determina el precio, la Federación envió una carta a la Junta Directiva del Banco de la República en la que le solicita la adopción de medidas urgentes, con base en que la apreciación del peso frente al dólar puede ser frenada con la intervención temporal del Banco en el mercado cambiario, sin modificar las metas de inflación. En lo corrido del año la revaluación del peso ha sido del 8,3%, contribuyendo aún más a la caída del precio interno de compra del café. 
Para aliviar las finanzas del Fondo Nacional del Café y liberar recursos para programas de apoyo a los productores, se solicitó al Gobierno Nacional que asumiera de nuevo el pago de las mesadas pensionales de la Flota Mercante Grancolombiana, las cuales por fallos judiciales injustos hoy son pagadas con recursos de la contribución cafetera. Es apenas justo, pues la Flota fue también gran impulsora de las exportaciones no tradicionales del país y le sirvió además a los países vecinos. Así lo entendió el Gobierno anterior y durante varios años asumió esa responsabilidad. 
El Comité Directivo, en la búsqueda de la autosostenibilidad financiera de la Institución, impartió el mandato a la administración de optimizar la rentabilidad de todos los activos institucionales. El uso actual y potencial de cada uno de los inmuebles está siendo evaluado para buscar su máxima rentabilidad. Tal es el caso de Buencafé, el activo más valioso y preciado de la Institución, a la cual se le aprobó la importación de café verde y soluble de otros orígenes, con el propósito de gestionar riesgos futuros de abastecimiento de materia prima, atender necesidades de los clientes, e incrementar los ingresos del Fondo en beneficio de los productores. 
Con el Legislativo también se ha trabajado de la mano para impulsar proyectos de ley que beneficien a los productores. Se está apoyando uno por medio del cual se crea un fondo de estabilización de precios del café, que tiene como fuente de financiación un porcentaje de los recaudos correspondientes a los gravámenes a los movimientos financieros. Su objetivo es garantizar la sostenibilidad del ingreso de las familias cafeteras, procurando el equilibrio del precio interno del café. 
Ante la necesidad de los productores de estabilizar su ingreso, dada la exposición de la comercialización interna del café a las variables del mercado, la FNC viene trabajando desde hace dos años en la implementación de un mecanismo de estabilización basado en la adquisición de opciones en el mercado de derivados. 
En conjunto con la SAC, se ha venido liderando un proyecto de ley para la creación de un Piso Mínimo de Protección Social para quienes desarrollen actividades agrícolas, mediante la vinculación al sistema general de salud subsidiada, al programa de Beneficios Económicos Periódicos - BEPS y al Seguro Inclusivo Rural (SIR). 
Las gestiones a nivel internacional hacen parte de la agenda permanente del gremio. El liderazgo de Colombia permitió la realización del 1er. Foro Mundial de Productores de Café (WCPF), que se reunió en Medellín en julio de 2017 con cerca de 1.500 asistentes de 41 países. Allí se definió trabajar con la industria del café para identificar e implementar acciones para mejorar la situación social y económica de los productores. 
El comité ejecutivo de este Foro se reunió recientemente en la Ciudad de México para analizar y debatir varios temas relacionados con la sostenibilidad de la cadena de valor mundial del café. Las devastadoras consecuencias de los precios actuales del café para los productores centraron especialmente la atención. Entre los temas discutidos estuvo la necesidad de tomar acciones serias para mejorar los ingresos de los productores. 
Se acordó además iniciar el proceso para formalizar la estructura de la WCPF como una organización sin fines de lucro, que abordará y concientizará sobre los desafíos de la cadena de valor del café, especialmente aquellos relacionados con la situación económica y social de los productores, y buscará mecanismos que mejoren su situación social y económica. 
La administración de la FNC, siguiendo las directrices del Comité Directivo, ha trabajado permanentemente por el bienestar del caficultor y de su familia, y por lograr una caficultura económica, ambiental y socialmente sostenible.


Powered by