opinión |

Árbitro-árbitra, pospretérito, concordancia, extranjerismos


En la W Radio -me cuenta un radioyente- hubo una discusión el 2 de agosto sobre el femenino del sustantivo ‘arbitro’, si ‘la árbitra’ o ‘la árbitro’. El significado del término ‘árbitro’ (‘arbiter-tri’ - ‘árbitro, juez, perito’), con el tiempo y sin ‘el palito’, ha tenido variaciones: el diccionario enciclopédico de Miguel Toro y Gómez (1911) le da únicamente esta acepción: “Dícese del que puede obrar por sí solo”. A este significado, que lo asienta como segundo, el diccionario de la Academia de la Lengua de 1914 le agrega éste: “m. El juez (o la persona) en quien se comprometen las partes para ajustar y decidir sus respectivas pretensiones”. Era, entonces, un sustantivo sólo masculino. Más adelante (1947), la misma institución lo convierte en adjetivo con esta definición: “Árbitro, tra. Dícese del que puede hacer alguna cosa por sí solo sin dependencia de otro. // 2. V. Juez árbitro. U.t.c.s. // 3. m. El que en algunas contiendas deportivas de agilidad y destreza cuida de la aplicación del reglamento”. Así, como nombre masculino, permaneció hasta la vigésima primera edición de El Diccionario (1992), en la que le agrega el género femenino, ‘árbitra’: “Persona que en algunas competiciones deportivas cuida de la aplicación del reglamento”. Así, hasta hoy. Y el ‘Diccionario panhispánico de dudas’ advierte tajantemente: “No debe emplearse la forma masculina para referirse a una mujer: la árbitro”. Pero no especifica si el artículo debe ser masculino según la norma -‘el árbitra’- que rige los sustantivos femeninos comenzados por sílaba acentuada, como ‘el ánfora’. De todas maneras, feísimos todos: ‘la árbitra, la árbitro, el árbitra’. Para obviar esta fealdad, sugiero los siguientes nombres: ‘la arbitradora’, ‘la réferi’ o ‘la referí’. No faltará, sin embargo, quien diga que tiene que ser ‘la réfera’… Y no estoy pensando en Maduro. 
* * *
Ésta, redacción de El Tiempo: “En cuatro ciudades alquilarían menores para pedir limosna”; “El alquiler de menores para pedir limosna es un fenómeno que no solo ocurriría en Cartagena…” (Destacado y texto, Colombia, 3/8/2019). Alude el redactor a hechos que pudieron haber ocurrido, no a acciones posibles, por lo cual, el tiempo del verbo apropiado no es el ‘potencial simple’ (pospretérito) -‘alquilarían, ocurriría’-, sino el ‘potencial compuesto (antepospretérito), -‘habrían alquilado, habría ocurrido’- para entender bien la noticia. 
* * *
De las siete partes de la oración, tres son variables (sustantivo, adjetivo y verbo); cuatro, invariables (adverbio, preposición, conjunción e interjección). El sustantivo y el adjetivo varían en género y número; el verbo, en modo, tiempo y número. Hay que tener en cuenta que el participio pasivo de los verbos se considera adjetivo para su concordancia. Además, los adjetivos deben concordar en género y número con el nombre (sustantivo) que califican o determinan. Contra esta norma pecó el columnista Fernando-Alonso Ramírez en esta afirmación de su columna “Hablemos de libros”: “El cuarto capítulo lo deja a Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, deja claros las desavenencias de estos…” LA PATRIA, 3/8/2019). El adjetivo ‘claros’ tiene que concordar en género (femenino) con el sustantivo que califica, ‘desavenencias’, así: “…deja claras las desavenencias…”. Elemental. 
* * *
‘Increíble’, así calificó mi fuente, la siguiente información de Las2Orillas: “El CFO, Chief financial officer, del Banco de Bogotá, Julio Rojas Sarmiento, dijo que los principales desafíos…” (3/8/2019). Sí, increíble que en un país en el que es idioma oficial el castellano, de léxico riquísimo, tengamos que acudir a otro para expresarnos, para nombrar el cargo de los ‘cacaos’ de una institución, para ponerles nombre a los negocios, para bautizar los platos del menú de un restaurante, etc., como si, haciéndolo, nos diéramos más importancia, más alcurnia, más… no sé qué. El esnobismo en su máxima expresión. 

x
Para nosotros es muy importante conocerte mejor, recibe promociones y ofertas especiales sólo para tí!

Login con Google

Powered by