opinión |

Ay, ay, ay… ¡Qué dolor!


Martes 7 de agosto, 6:13 minutos de la mañana, la próstata como siempre puntual, me levantó, un café y a hojear los periódicos, obviamente LA PATRIA y posteriormente El Tiempo... tranquilo, aperezado y sin afán… ¡oh sorpresa! una página entera llena de odio, de visceralidad, de polarización, una página muy diciente y muy triste, con olor a desastre, a guerra y a sectarismo, que, ojalá no sea el camino llegado para nuestro país. Su parte superior “Publicidad política pagada”, y en su desarrollo un sartal de disparates algunos ciertos y valederos - con intensión destructiva, pero otros con una alevosía mentirosa, todos llenos de rencor y de envidia.
Tengo la virtud de casi siempre haber votado por el que pierde y eso me ha dado la comodidad de ejercer una posición crítica, incluso es justo decirlo no voté por Santos, en ninguna de las dos vueltas y esto me da libertad para opinar hoy.
Retomando el tema, me topé con una página llena de hedor putrefacto, que plantea, denigra y se despacha con el siguiente título:
“La herencia de Santos: Un país…”
* “Nadando en coca y problemas de drogadicción”, en este punto decir, que “el que tiene rabo de paja, no se arrime a la candela”, mucha historia y mucha agua pasada bajo el puente. 
* “Sin desarrollo social”, sin lugar a dudas, en esta década se dio continuidad a un país más equitativo, temas que venían de antes. De resaltar la vivienda inclusiva.
* “Con su economía deteriorada y saturada de impuestos”, a unos les toca lo bueno y a otros bailar con la fea; me le quito el sombrero al ministro Cárdenas, es distinto administrar una economía en un contexto mundial en auge, los chinos creciendo al 12% comprando los commodities nuestros, con el barril Brent a Us 110, otra muy distinta, lo que se ha vivido en esta década.
Continúa planteando el aviso, lleno de visceralidad, “con la salud en cuidados intensivos”, nada novedoso, ni diferente a los últimos 25 años. “Con mayor burocracia” y con “corrupción y derroche”, ni hablemos del histórico prontuario, me acuerdo que antes del 90 el mayor logro anticorrupción era que habían guardado tres días a Santofimio, hoy el pabellón de “cuelliblancos” de La Picota, no tiene cupos. “En manos del crimen organizado”, vuelve y juega, dándole papaya con “el rabo, la paja y la candela”, alto riesgo de quemadura. “Con otra imagen” en lo internacional, fue bien diciente el regaño que le pegó en estos días la Sra. Legard, directora del FMI al Dr. Duque sobre la importancia de “no hacer trizas” el proceso de paz. 
Tema especial para mí, por estar donde estoy y por ende ser testigo de excepción, dice el panfleto, “Sin la revolución de la infraestructura prometida”, es cierto que no está terminada y ojalá el desatraso se conecte con la modernidad que requiere el país para la competitividad y el desarrollo. 
Si alguna locomotora funcionó fue esta, la de la infraestructura; 200 años de República y una red vial, unos puertos y aeropuertos vergonzosos… 
Comparto algunos hechos y datos que muestran de manera fehaciente lo que digo. Hoy están en proceso de construcción 979 puentes y viaductos, con una longitud cercana a los 109 km; además, la poquedad de 72 túneles con longitud de 86 km, cifras que sumadas representan la distancia entre Manizales y Medellín. Y como si fuera poco, un dato impresionante y de resaltar, el manejo transparente, de control de la corrupción, en un sitio donde ésta fue rampante y descarada; el Invías, que en las manos de un gran manizaleño pasó de licitaciones seudo “públicas” con uno o dos proponentes, a procesos con 50 o 60 oferentes, con pluralidad y con apego a la ética y la moral requerida, estas son realidades significativas. Sé que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”, ojalá le den continuidad a este supuesto “desastre”. 
Y de contera, llega el garrotazo de las 3:00 p.m., el discursito del Honorable Presidente del Senado; embolatado en su escenario, pues no era el de un presidente decente del más alto espacio legislativo, debía ser un discurso desde la dignidad plural y democrática que su rol obligaba y que debía representar. Lo más grave es que lo dicho por el personaje es sentimiento compartido por mucho calenturiento de esta corporación, además, que en un escenario con presencia de representantes internacionales, por tirarse en Santos, se tiró en el país.
En contraposición y diametralmente distante, el planteamiento hecho por el presidente Duque, un discurso coherente con lo dicho en su campaña, sin agresiones y posiciones de camorrero barato. Se pregunta uno, ¿los dos discursos fueron concertados y programados de manera maquiavélica o por el contrario empiezan a observarse fisuras y grietas en el entripado más profundo del Centro Democrático?; si es lo primero, como dicen los muchachos, “paila”, pero si es lo segundo tenemos una lucecita de esperanza, en que la sensatez prevalezca para bien del país.
P.D.: ¡Y llega la cereza del pastel! La escandalosa y vergonzosísima celebración de Macías y sus amigotes, cual niños chiquitos burlándose del país, con un descaro insuperable. Rezo para que sea como dijo la senadora Paloma Valencia en referencia a lo planteado por la Sra. vicepresidenta, “una cosa es el Gobierno y otra, el Centro Democrático”. La Dra. Marta Lucía está oliéndosela en cuanto a lo inconveniente de estos peligrosísimos “padrinos”, ojalá se desmarque, y su jefe el señor presidente entienda que es por su bien.
Así las cosas, y con los hechos acaecidos en un solo día, en el primero del gobierno de Duque, me declaro profundamente incrédulo del futuro.


Powered by