opinión |

La Santa Casa de Loreto


Estábamos en la colina en la que se encuentra el Palacio de gobierno de la república checa. Arriba del Palacio se encuentra la plaza de Loreto y la iglesia del mismo nombre que ostenta impresionante fachada barroca. Narremos primero la historia de la Virgen de Loreto, patrona de los aviadores. Los evangelios nos hablan del anuncio que el ángel hizo a María de que sería la madre de Jesús. Este episodio se denomina la Anunciación y su fiesta ocupa lugar preferente en el calendario católico. Durante las Cruzadas, en el año 1291, la casa objeto del anuncio del ángel corría peligro en manos de los infieles. La leyenda dice que el 12 de mayo de ese año la casita de la Virgen fue trasladada por los ángeles a Tersetta, una ciudad de Croacia donde fue objeto de veneración de los fieles durante un corto tiempo. Otra versión dice que fue un comerciante devoto de nombre Nicéforo Angelo el que trasladó la casita en el siglo XIII.
El 10 de diciembre de 1291 la casita desapareció del lugar y unos pastores dicen que vieron unos ángeles que la llevaban por los aires. La casa tuvo varios emplazamientos hasta que definitivamente fue llevada a Loreto, una ciudad italiana, donde se conserva dentro de una basílica que tiene por nombre La Santa Casa. Esta basílica es junto con Roma, Jerusalén, Santiago de Compostela Lourdes y Fátima uno de los lugares preferidos de peregrinación de los católicos. Pues bien, aquí en la iglesia de Loreto, de Praga, hay una copia exacta de la casa de la Anunciación.
Estando en la plaza monumental y subiendo la balaustrada que da entrada a la iglesia sonaron las campanas. Son 30 en total. Reconozco que aquello me emocionó profundamente. La iglesia ocupa una enorme superficie y el conjunto alberga varias capillas. La custodia es la pieza más valiosa del tesoro: es de oro y tiene numerosas incrustaciones de diamantes. La iglesia es obra de la aristócrata checa Benigna Khatarina Lobkoviyz en 1626 y con ella quería contrarrestar la reforma protestante. El guía me cuenta la peregrina historia de Santa Wilgifortis, en checo Starosta, cuya “barbuda” estatua se encuentra en una de las capillas. El padre la quería casar contra su voluntad; ella rezó y sus súplicas fueron oídas, le nació barba que asustó a su pretendiente. El padre enfurecido la mandó crucificar.
De la iglesia de la Natividad situada en el mismo recinto, quiero destacar dos cosas: la custodia de plata bañada en oro que tiene incrustados 6.000 diamantes. La llaman “el Sol de Praga”. Las piedras preciosas dicen que provienen del vestido de novia de Ludmilla Kolovrat, aristócrata que tenía el título de condesa. El otro detalle que quiero reseñar, -esta vez un detalle macabro, -son los esqueletos cubiertos de cera que cuelgan del techo a manera de reliquias.
Cerca de la iglesia de Loreto hay un monumento dedicado a los checos torturados por la policía secreta durante la oscura y tétrica época del dominio comunista. 
Es una verdadera lástima que el edificio donde funciona el Ministerio de Relaciones Exteriores, ubicado frente a la iglesia de Loreto y de la cual lo separa un hermosísimo jardín, no esté abierto al público. La fachada mide 150 metros y está adornada por 30 columnas corintias. En posición envidiable entre la parte superior de barrio del Palacio de Gobierno y lindando con los bosques de la Colina Petrin se encuentra el monasterio Strahov fundado por los monjes premostratenses en 1140 y todavía hoy convento monacal. 


Powered by