manizales |

Cita con la Historia en la Monumental de Manizales.


Por Lucas Marín Aponte

Revisando algunos textos relacionados con los orígenes de la fiesta brava y la construcción de algunas plazas de toros en el mundo. Encontré una nota que llamó mi atención donde se afirma que la Plaza de Toros de Manizales conocida como “La Monumental” es una réplica exacta, de la Plaza de Toros de Córdoba, en España. Dato que sería impreciso, si se refiere a la Plaza de Toros de “Los Califas” inaugurada el 9 de mayo de 1965, título inspirado en cinco grandes diestros de la provincia: Rafael Molina (Lagartijo), Rafael Guerra (Guerrita),  Rafael Gonzales (Machaquito), Manuel Rodríguez (Manolete) y Manuel Benítez (El Cordobés).  Si bien esta “Los Califas” guarda similitud con la nuestra en algunos elementos del redondel, así como en parte sus balcones; su fachada es bien diferente. De hecho dicha edificación es circular en su totalidad, gozando de un estilo arquitectónico más moderno. Descartando que “La Monumental” sea una réplica exacta de la Plaza de “Los Califas” que cuenta con un aforo completo de 17.000 personas.   

Reseña

La plaza de toros de Manizales fue construida entre los años 1945 y 1951, en terrenos del Señor Jesús María Bermúdez, respaldado por Miguel Villegas desde el diario La Patria, y los aficionados Hernando Laserna, Julio Arias, José Manuel Hoyos y Ángel Mejía, entre otros. Su inauguración tuvo lugar el 23 de diciembre de 1951, dentro de sus constructores figuran: Oscar Hoyos Botero, Vicente Gutierrez, Pantaleón Gonzales, Antonio Cuartas, José Restrepo, y otros personajes de la ciudad que materializaron este proyecto.

Llamada por algunos el templo de la tauromaquia americana, por sus renombrados espectáculos, dicha plaza se inició con un aforo completo de 12.000 espectadores ese día los asistentes vieron en este acontecimiento una maravillosa oportunidad para continuar celebrando la gran temporada del centenario.  El encierro inaugural contó con un fenomenal cartel: Manolo González, Alfredo Jiménez y Antonio Bienvenida, quienes lidiaron seis toros de la famosa ganadería de Mondoñedo, de don José y Fermín Sánz de Santamaría. Según la noticia los aficionados pronto agotaron la boletería 7.000 asistentes, teniendo en cuenta que para la época la población del municipio no excedía los 20.000 habitantes.

A partir de esta temporada Manizales se perfiló como una ciudad taurina, cumpliendo con un primer requisito para crear la feria. En diciembre de 1952, el alcalde Carlos Arturo Jaramillo Isaza, dictó el decreto que creó la feria, aunque luego de dos años, la idea se termina de consolidar gracias a un viaje que hicieron a España; Óscar Hoyos Botero, Roberto Cardona, Ignacio Escobar Uribe y su señora Marielita Calle Londoño, quienes coinciden durante la Feria de abril en Sevilla en 1954, contagiándose de aquel ambiente festivo andaluz, musical y lleno de colorido, como se podría apreciar en las corridas goyescas, que no se enfocan en matar el toro.  De regreso a Manizales, los viajeros se les ocurrió crear un evento similar, propuesta que fue aceptada sin objeción por los manizaleños, porque ya desde principios del siglo XX, apreciaban la cultura española, influenciados por las comunidades religiosas, que permearon la educación y la cultura, para el 14 de julio de 1954, Mario Vélez Escobar instituyó la Feria de Manizales, con el decreto No. 311. Constituyéndose la Junta de la Feria Anual de Manizales, encargada de la programación del evento. Realizando diversos espectáculos culturales encaminados a impulsar  principalmente el turismo en la ciudad y la feria a escala internacional.

Arquitectura en la Monumental

Si observamos detalladamente nuestra plaza de toros conjuga varios elementos arquitectónicos que permiten hacer lecturas del contexto histórico. Básicamente su estilo tiene su origen en el continente europeo, africano y asiático, con referencia al ámbito cultural del Mediterráneo.

Comencemos hablando del redondel representando a Roma, contemplando los arcos de medio punto con forma de herradura, en sus entradas. Que descansan sobre capiteles compuestos insinuados, sostenidos sobre columnas del mismo orden. Las rejas en hierro forjado, custodian 4 naves con tres grandes arcos en herradura, el arco principal de cada nave está coronado con un balcón adornado con tres arcos de medio punto, reposando sobre columnas, y permiten ver hacia afuera. Tienen incrustaciones en ladrillo. De un blanco monacal. Gradas y andanadas.   

Goza de 2 balcones de sombra, 2 de sol. 2 tendidos de sombra, dos de sol. Escalinatas en ladrillo, incrustaciones en ladrillo cocido, tres faroles que adornan la entrada de las cuatro naves. Figuras geométricas: Círculos, arcos, cuadrados, rectángulos, triángulos. Una puerta intermedia sin nave sobre la avenida centenario. Adornada con un farol sencillo con portón de madera rojo escarlata. Predominan los colores terracota, rojo, negro en la forja, gris.   Los arcos de herradura son expresiones del arte andalusí, muy comunes en Granada, Ronda,  Sevilla, y Córdoba en las mezquitas. Apareciendo un sincretismo cuando los árabes invadieron los visigodos Cristianos. Adoptando y transformando el arco en herradura. Recordemos que son los legendarios reinos musulmanes, quienes dotaron del esplendor urbanístico del que gozan muchas ciudades de España hoy en día. La importancia del arco es que representa la fe para el islam.

De igual manera los Arcos de herradura con franjas rojas y blancas, exponen la herencia andaluz o hispano-musulmán, correspondientes al siglo VIII y XV son la enjuta o albanega, el alfiz: siendo el ornamento arquitectónico de origen etrusco, frecuente en el arte islámico, hispano y en el mozárabe. La imposta que antecede al capitel, soportado en la columna, formando una unidad. Tiene una rosca incrustada en ladrillo. La almena o merlón: pertenece a la arquitectura medieval militar, aunque ya estaba presente en los babilonios ver la puerta de Isthar. Este ornamento es usado en las fortalezas bíblicas. Consiste en un bloque de piedra que junto con otros, remata la parte superior de una muralla o parapeto defensivo, entre ellos queda un espacio que servía para disparar y protegerse del ataque enemigo. El tipo de almenas de la plaza de “La Monumental” son escalonadas.

Manizaleño, la próxima vez que esté caminando por la avenida centenario sea solo o acompañado, deje que estos detalles que a veces pasan desapercibidos ante los sentidos, le narren historias de una ciudad que ya arribó a sus 169 años y avanza en la promoción  el desarrollo de la cultura, y el respeto por el patrimonio material e inmaterial de la región.  

 http://www.cormanizales.com/cormanizales/la-monumental-de-manizales.html

Albeiro Valencia Llano. http://www.eje21.com.co/2013/01/la-feria-de-manizales-tradicion-cultural/    

https://www.elespectador.com/opinion/manizales-monacal-y-taurina-columna-733469

Pedro Felipe Hoyos K. http://www.lapatria.com/node/29689

 


Powered by