nacional |

Tres toreros a hombros y plaza llena


VÍCTOR DIUSABÁ ROJAS
COLPRENSA | LA PATRIA | BOGOTÁ
A la par que El Juli, Luis Bolívar y Andrés Roca Rey se iban a hombros, quedaba un cuarto 'alternante' que lo merecía tanto como ellos: la afición bogotana que colmó la Santamaría para decir presente en estos tiempos difíciles para la actividad taurina.
Y con ese público fervoroso y leal, la primera corrida del abono bogotano se desgranó hasta dejar como saldo seis orejas cortadas, desde las más diversas concepciones artísticas y planteamientos.
Por ejemplo, las dos que cosechó El Juli en el cuarto tuvieron una suma de poder y técnica que no hubieran válido tanto sino es porque la lentitud fue el común denominador de la lidia. Y si bien el toro tuvo movilidad y nobleza, solo la maestría permitió armar ese cuadro, el más importante de la tarde y con el que el madrileño borró de su memoria el marmolillo, ese ejemplar de la apertura que se paró.
Andrés Roca Rey también desorejó a uno, el tercero. Para ello, el peruano debió embestir en los adentros, a donde el toro se había ido a vivir sin escrúpulos. Allí, Roca apostó todo y ganó todo, con el eco de un público entregado. El sexto tampoco ayudó y todo quedó en voluntad para un torero que no sabe salir a pie del ruedo de La Santamaría. Ya son cuatro actuaciones en calidad de matador de toros y cuatro sus puertas grandes.
Luis Bolívar encontró, a diferencia de sus colegas, mayor respuesta en los que le correspondieron. Al menos el segundo de la tarde tuvo momentos interesantes de salida y durante buen trecho de la faena de muleta. Luego se vino a menos. Oreja con algunos reparos. El quinto, el de más fuelle de la corrida, se dejó ver en los medios, donde las series cuajaron y levantaron los tendidos, aunque el final no terminó por alcanzar la cima. Oreja y palmas al toro.
La temporada proseguirá el domingo con toros de Mondoñedo para los diestros españoles Robleño y Octavio Chacón y el colombiano Juan de Castilla.
Se prohibió el ingreso de licor a la plaza, un hecho sin antecedentes en la historia moderna del coso de la capital colombiana.
 


Powered by