nacional | Publicado el

Decreto de dosis mínima, necesario e insuficiente


COLPRENSA | LA PATRIA | BOGOTÁ

El Gobierno Nacional ya dio a conocer el borrador del decreto que pretende facultar a la Policía Nacional para incautar la dosis mínima de droga en espacios públicos, estrategia del presidente, Iván Duque, para afectar las bandas de microtráfico y proteger espacios de educación y recreación de los niños.

En el borrador se explica que los uniformados tendrán la potestad de decomisar pequeñas cantidades de productos ilegales como marihuana, cocaína, hongos alucinógenos y todo tipo de estupefacientes.

La ministra de Justicia, Gloria María Borrero, ha aclarado que se trata de una medida administrativa que pretende sacar la droga de las calles y que no está enfocada en hacer detenciones indiscriminadas. Además, de tratarse de un adicto que haya sido diagnosticado, tendrá la oportunidad de mostrar documentos que certifiquen su condición o sus padres podrán comunicárselo a los uniformados para devolver el estupefaciente.

Sin embargo, analistas se preguntan si la medida que prepara el Gobierno se ajusta a la Carta Magna, por una afectación del libre desarrollo de la personalidad que la Corte Constitucional amparó en 1994 al aprobar la dosis mínima, un pronunciamiento que desde entonces divide posturas en la opinión pública.

Para Jaime Arrubla, expresidente de la Corte Suprema de Justicia, la iniciativa del Gobierno es apropiada para enfrentar esta problemática sin afectar los derechos individuales.

“Creo que es un decreto bien intencionado. Lo que busca no es reversar la permisión de la dosis mínima que garantizó la Corte Constitucional, so pretexto del libre desarrollo de la personalidad, y la jurisprudencia de la Sala Penal de Corte Suprema de Justicia, que considera que el consumo no debe penalizarse. Aquí lo que se pretende es combatir el microtráfico”, opina el jurista.

El alcalde de Manizales, José Octavio Cardona, cree que “legalizar la dosis mínima terminó generando que los parques, plazoletas y vías públicas se convirtieran en lugares de consumo. Creo que el país está cansado y agotado con este tema, porque cómo pretendemos que nuestros hijos no caigan en el terreno de las drogas si el país les está diciendo que ese es el libre desarrollo de la personalidad, como si fuera lo mismo que ser artista o artesano. Entendemos que los consumidores no son delincuentes, pero ese es un mensaje que no corresponde con la realidad de Colombia”.

La gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisco Toro, respalda el decreto porque ha evidenciado que la dosis mínima no solo ha sido utilizada para el comercio de estupefacientes sino para buscar nuevos adictos.

El general (r.) Luis Ernesto Gilibert, exdirector de la Policía Nacional, celebra la medida porque facilita la acción de las autoridades, al menos, en lo que tiene que ver con la reducción de la presencia de estupefacientes en las calles.

Dudas

Néstor Rosanía, director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz, manifiesta que el decreto del Gobierno no ataca los principales focos de concentración de ganancias de las organizaciones de narcotráfico, como lo son el tráfico de químicos para procesar las drogas y el lavado de activos, que en buena parte se hace fuera del país.

“En términos de política de Estado, Colombia sigue dando palos de ciego en términos de política de lucha antidrogas. Lo que se había avanzado en garantías constitucionales se podría perder con decretos como este”.

Así mismo, el director sugiere que el decreto solo será exitoso con una gran inversión en personal de inteligencia para que tanto la Fiscalía como la Policía puedan demostrar ante un juez quiénes son los que forman parte de las bandas de microtráfico en los centros urbanos.

Carlos Ballesteros, presidente de la Asociación de Padres de Familia de Bogotá, pide al Estado la promulgación de políticas públicas que hagan conscientes a los niños del peligro del consumo no solo de drogas sino también de alcohol. Además pide supervisión de los entes de control para evitar excesos de los uniformados.

La Policía y los Acaldes están a la espera de que Duque firme el decreto y se entre en acción para buscar, decomisar y destruir las pequeñas dosis de estupefacientes y a medida que se implante la medida verificar si es útil para combatir a las bandas de microtráfico.

 

Sobre sustancias sintéticas no se ha legislado en el país, por lo que las autoridades pueden incautar cualquier cantidad que se encuentren.

 

Una dosis terapéutica es la cantidad de droga que se le recetó a un paciente médico como parte de un tratamiento.

 

Continúa Leyendo