manizales |

Los grises del Día sin Carro en Manizales


La séptima jornada del Día sin Carro que se vivió ayer en Manizales estuvo pasada por lluvias, el cielo nublado y el regreso a las actividades laborales, comerciales y académicas, luego de los días feriados por la Semana Santa.

Los organizadores de las actividades deportivas y culturales manifestaron que esta jornada fue positiva porque la gente pudo movilizarse de forma libre y tranquila. Sin embargo, el clima no favoreció para que más personas se unieran.

"El ambiente fue tranquilo. La gente salió a caminar más de lo normal y la Santander estuvo llena a pesar de que hizo frío y el cielo estuvo nublado. Supe que algunos colegios no tuvieron clases y unas empresas tuvieron jornada extendida para la comodidad de sus trabajadores. Creo que eso no ayuda a tomar conciencia sobre este día. Todos debemos participar", comenta el ciudadano César Augusto García.

Gloria Ricardo cuestiona también la jornada porque al realizarla un día después de Semana Santa se afectó la participación. Sin embargo, la Secretaría de Tránsito sostiene que la gente sí salió a caminar y usó el transporte público para llegar a sus destinos.

"Hubo buena acogida de los ciudadanos, especialmente de los ciclistas. La lluvia no ayudó mucho, pero las actividades se realizaron. El año pasado salieron en bici propia unas 7 mil personas. Esperamos que este año esa cifra se aumente en el 10%, al igual que en bicicletas públicas. En el 2018 fueron 1.450", dice Eliana Giraldo, directora de la Oficina de la Bici. Corpocaldas entregará el informe de medición de la calidad del aire el miércoles.

En cifras

* 100 comparendos al cierre de esta edición, unos $41 millones 405 mil. Hubo una reducción del 23% frente al 2018.

* Por lo menos 2 mil 139 taxis y 900 buses circularon sin restricciones por la ciudad.

* Alrededor de 170 mil carros no se movilizaron ayer, según la Secretaría de Tránsito.

* Hasta las 4:00 p.m. se movilizaron 7 mil 530 pasajeros en el Cable Aéreo y 420 bicis se registraron. Fueron 3 mil usuarios y 380 bicis más que un día normal.

Gloria Esperanza Quintero: Me vine desde la La Enea en buseta hasta El Cable para participar en las actividades que organizaron para el Día sin Carro. Mi vinculé a la jornada de aeróbicos porque el día me parece bueno para salir. Necesitamos hacer ejercicio además de caminar, montar en bicicleta y practicar algún deporte.

Arlén Túnez: Soy de Venezuela y Manizales me parece una ciudad muy agradable, pero verla sin tráfico es más acogedora y cómoda. Es la ocasión para montar en bicicleta como lo hago regularmente con las bicis públicas. Vengo del trabajo y las uso para acercarme a mi casa, es una buena forma de contribuir a este día.

Alejandro Figueroa: Llevo a mi hijo Emmanuel desde el conjunto residencial La Estación hasta el jardín a pie. El Día sin Carro es bueno porque nosotros los ciudadanos contribuimos al medioambiente. Caminar es una buena alternativa para ver la ciudad de una forma diferente.

Ánderson Martínez: Vengo desde la Terminal de Transporte hacia el Plaza de Bolívar con mi bicicleta. También usé el cable que es un medio de transporte efectivo para este día. Aunque hizo frío por el invierno veo que la gente salió a caminar y otros se atrevieron a sacar la bici.

Juan Gabriel Alzate: Voy de Villacarmenza a Cerro de Oro en bici. Utilicé el cable para empezar mi ruta desde Fundadores. Se siente la ciudad diferente, menos congestión y menos pitos de los carros. Los ambientalistas lo ven bueno, pero para los comerciantes es algo incómodo. Mañana (hoy) regresamos a la normalidad.

Luz Adriana Hernández: Este día es calmado para transportarnos, las frecuencias de los buses es más ágil. Me dirijo hacia el Centro y siento que hay menos flujo de personas porque muchos deciden no salir de sus casas, pero quienes deben salir a trabajar o realizar alguna diligencia buscan la forma de llegar.

Mauricio Serna: Es la primera vez que uso una bicicleta eléctrica. Hay que tener cierta experticia y táctica para no perder el equilibrio cuando empieza a funcionar el motor y al momento de frenar o meter algún cambio. El Día sin Carro es la oportunidad para acudir a estos medios alternativos de transporte.

Juan David Serna: Salí del barrio Los Alcázares para ir al trabajo. Esta jornada es interesante porque como ciudadanos aportamos al Día sin Carro. Monté en bici a pesar de la lluvia y es un día óptimo para hacerlo, al igual que el hábito de caminar y hacer deporte. Monto cuatro veces a la semana en bicicleta.

Luis Alberto Valencia, administrador del almacén Moda Express: Las ventas bajan cada que hay Día sin carro, porque el que no tiene que trabajar o hacer cosas en el centro se queda en casa. Además, fue un mal día, después de Semana Santa. En un 70% se redujeron las ventas y por eso los comerciantes no le encontramos, porque un solo día no beneficia. El alivio fue para taxis y buses que sí mejoran sus ingresos.

Sandra Osorio, de Tienda Diogo's: Se siente muy bien el ambiente porque hay menos ruido de los pitos de motos y carros, por eso es positivo. Sin embargo, en cuanto a ventas en negativo, el día es muy duro. Entre los comerciantes comentamos que las ventas fueron difíciles porque la gente no viene al centro porque prefiere quedarse en casa.

Jairo Marín, de Fonda la Antioqueña: Las ventas bajaron en los restaurantes, aquí fue del 60%. Al mediodía las mesas están llenas en un día normal, pero en el Día sin Carro pasa lo contrario. Para nosotros es negativo el impacto porque afecta los ingresos. Como hay menos gente en el centro son menos personas que vienen a almorzar.

x
Para nosotros es muy importante conocerte mejor, recibe promociones y ofertas especiales sólo para tí!

Login con Google

Powered by