manizales |

11 excombatientes terminaron la ruta de reintegración en Caldas


MARTHA LUCÍA GÓMEZ

LA PATRIA | MANIZALES

11 ciudadanos nuevos entregó ayer en Manizales la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) en el Eje Cafetero. Ellos saben que le hicieron daño a la sociedad, a sus familias; están arrepentidos, pero a la vez comprometidos con otras causas.

Luz Maryibe Rivera es de Pensilvania, militó con el Eln durante dos años, era soldado raso y un día, viendo las oportunidades que había para ellos, decidió dejar este grupo armado al margen de la ley y reintegrarse.

"Es muy difícil y peligroso haber dejado el grupo, pero es algo que se puede. Mi vida está bien gracias a Dios, tengo mi familia, terminé el bachillerato y ya todo es muy diferente. Me dedico a mis hijos. Estoy feliz, todavía falta camino, pero ahí vamos. Quiero estudiar Psicología".

Asegura que en el proceso de reincorporación aprendió a convivir con más personas en la vida civil. "Allá en el grupo uno está rodeado de personas, pero no es la misma convivencia, es algo muy diferente, algo duro".

Por accidente

Juan(*) también militaba con el Eln, era estafeta (correo) de disposición nacional. En donde más le tocó operar fue en Antioquia y para ello tuvo que dejar a su familia. "Pero cuando uno ya la embarra, no hay nada qué hacer. Perdí mucha familia, los hijos. Soy de Urabá. Inicié en el programa de reincorporación por accidente, porque me hirieron en brazos y piernas durante un combate. Duré cinco días tirado en el monte. Llamé a la Cruz Roja y entró por mí. Desde ahí dije, no más".

Empezó proceso en el 2008 y siente que volvió a vivir. "Ya puedo ir a visitar la familia, antes vivía escondido, ya no. Tengo un puesto de frutas, la Alcaldía me dio permiso. Puedo integrarme ya con la sociedad, antes pensaba que con quien hablara era mi enemigo y me iba a atacar. Ya uno anda tranquilo".

A los que siguen con el Eln, Juan les dice que si tienen la posibilidad de reincorporarse, lo hagan. Que regresen con sus familias, que es lo único valioso que uno tiene. "Sin familia, usted no es nada", asegura.

Oportunidad

José(*) pertenecía a las Autodefensas Unidas de Colombia del Meta y aprovechó que el Gobierno les dio en el 2005 la posibilidad de desmovilizarse para retirarse de la guerra. Considera que fueron momentos duros y difíciles durante los dos años que militó con los paramilitares. "Lo más duro fue la guerra, perder muchos amigos, el daño tan grande que le causamos a muchas familias en Colombia".

Asegura que es un milagro y una oportunidad grande que el Gobierno haya tenido a bien expedir una ley de desmovilización y el beneficio de la reincorporación que hoy están disfrutando. "Cuando estaba allí, no tenía esperanza alguna de salir, ni de reunirme con la familia y mucho menos tener la familia que hoy tengo. Soy asesor comercial de ventas, tengo dos hijos, esposa; vivo en un municipio de Caldas, feliz, muy contento de haber podido culminar este proceso que anhelaba, poder dejar mi hoja de vida en limpio, aunque a nivel internacional aún aparecemos como terroristas".

* Nombres ficticios a solicitud de las fuentes para proteger su identidad.

Desde la ARN

José Luis Medrano Benavídez, asesor de Corresponsabilidad en la ARN Eje Cafetero, explica que esta ruta la cumplen mediante el desarrollo de capacidades, habilidades y competencias; para que puedan adaptarse de nuevo al contexto civil, como ciudadanos comunes con derechos y deberes.

"Trabajamos una metodología de superación de la vulnerabilidad en ocho dimensiones: salud, productiva, familiar, personal, seguridad, ciudadana, educativa y de hábitat".

En Caldas, la ARN tiene 90 personas en proceso de reintegración, distribuidas en todos los municipios, especialmente en Manizales, Villamaría y Riosucio. "Esperamos que en uno o dos años todos finalicen para estar culminando la labor empezamos hace 15 años para reintegrar a excombatientes que han desertado de los grupos armados vía desmovilización".

Según Medrano Benavídez, conseguir empleo para ellos no ha sido fácil, dado que su experiencia laboral es mínima o no tienen, y al buscar ofertas de empleo pocos empleadores los aceptan por la condición de excombatientes. En Manizales cinco empresas ya están en esta apuesta.

"Las barreras son bastantes, por lo que optan es por empleos informales que les permitan unos ingresos. Nosotros potenciamos desde la formación para el trabajo y la educación, para ir cualificando su perfil. Durante estos seis años, lo que ellos hicieron fue avanzar en sus estudios, ganar la primaria y el bachillerato para ingresar al Sena donde hicieron cursos de formación complementaria técnica y tecnológica".

Otro proceso de la ARN es el de reincorporación, más ligado al proceso de paz entre Gobierno y Farc, que en Caldas atiende a 35 personas. "En el Resguardo Cañamomo y Lomaprieta de Riosucio tenemos un espacio de reincorporación grupal con 14 personas que la Universidad Nacional acompañó durante dos meses para elaborar una iniciativa productiva colectiva. Hoy se graduarán en un acto a las 10:00 a.m. También finalizaremos hoy de manera simbólica la implementación del proyecto de prevención al reclutamiento Mambrú, no a la guerra, este es otro cuento, que se inició desde agosto en el resguardo San Lorenzo con la Gobernación de Caldas".


Powered by