internacional |

Presidente de Camerún busca su séptimo mandato


EFE | LA PATRIA | YAUNDÉ

Camerún cerró ayer la campaña para las elecciones presidenciales en las que Paul Biya, el segundo jefe de Estado más longevo de África, se jugará hoy acceder a su séptimo mandato tras 36 años en el poder.

La recta final de esta campaña vino marcada por la alianza de última hora entre uno de los principales aspirantes opositores, Maurice Kamto, y el ex vicepresidente de Transparencia Internacional, Akére Muna, quien retiró su candidatura presidencial para apoyar la del primero.

"La coalición de los principales candidatos de la oposición es la única vía para ponerle fin al poder de Paul Biya", hicieron saber en un comunicado.

También se retiró unas horas antes otro de los ocho contendientes opositores iniciales, Serges Espoir Matomba, dando su respaldo igualmente a Kamto.

Según los medios locales, desde la instauración del multipartidismo en 1990, ninguna coalición opositora había fructificado hasta ahora. Desde el Gobierno criticaron este acercamiento de las fuerzas rivales.

"Hay un complot de ciertos candidatos de la oposición que se aprestan a emprender acciones violentas en el caso de que no sean elegidos. El gobierno tomará todas las medidas para mantener la paz social, durante y después de las elecciones", afirmó el ministro de Comunicación, Issa Tchiroma Bakary, en conferencia de prensa.

Aumenta la tensión

Tras los anuncios, las fronteras de Camerún quedaron cerradas para las próximas 48 horas y la circulación de personas y bienes está sujeta a la presentación de un permiso previo hasta pasada la tarde de hoy que cierren los colegios.

Kamto, abogado de 64 años y ex viceministro de Justicia, se erigió como una de las principales amenazas para Biya pese a no haberse presentado nunca antes a unas elecciones.

Entre los opositores también destacan Joshua Osih, candidato del Frente Democrático Social de Camerún (FDS, el principal partido opositor del país), y Cabral Libi, un político de 39 años al que denominan "el Macron camerunés", en referencia al presidente francés, Emmanuel Macron,y que se ganó el apoyo de los jóvenes.

El censo está compuesto de unos 6,5 millones de electores que se repartirán en 25.000 colegios electorales de todo el país. En las últimas elecciones, celebradas en 2011, Biya resultó vencedor con casi el 80 % de los votos.

Esta campaña ha estado marcada también por la convulsa situación en las regiones anglófonas, que reclaman la independencia y congregan a un 20% de la población del país.

Desde octubre de 2017, el conflicto adquirió tintes de rebelión armada y, según cálculos de organizaciones internacionales, al menos 3.000 civiles han muerto y otras 200 mil personas han tenido que dejar sus hogares.

Biya mantiene una postura completamente rígida frente a los reclamos secesionistas mientras que los candidatos opositores se han manifestado abiertos a tener un diálogo si son elegidos.

Los líderes secesionistas prometieron impedir la votación y, pese a que la presencia militar se ha triplicado en la zona, no se descartan posibles incidentes violentos.

Asimismo, voces de la oposición también advirtieron que no admitirán una derrota si hay irregularidades.

"No aceptaremos los resultados de la elección si los fraudes organizados por el partido en el poder continúan", ha señalado públicamente Eric Kinguè, director de campaña de Maurice Kamto.

La autoridad electoral oficial, Elecciones Camerún (ELECAM), aseguró que la votación se llevará a cabo también en las zonas en conflicto, que se han evaluado todos los riesgos y que se tomarán medidas como prohibir los teléfonos móviles en los colegios electorales.

Respecto al riesgo de fraude, Erik Essousse, director de ELECAM, manifestó que la votación se controlará debidamente por "observadores" que filmaran todo y lo compartirán en las redes sociales.

Sin embargo, organizaciones como International Crisis Group advirtieron que los riesgos de violencia electoral son "elevados" y no solo en las zonas de conflicto anglófono.

En el poder

Paul Biya ocupa el cargo de presidente de Camerún desde 1982. Factores como los antagonismos étnicos y las tensiones políticas podrían amplificar cualquier brote de disensión, tanto durante la jornada de votación como después.


Powered by