internacional |

Maduro se posesiona entre tensiones y aplausos


EFE | CARACAS | LAPATRIA

Tensión, críticas y división.

Así se podría resumir la toma de posesión del segundo mandato del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien aseguró ayer que está listo para seis años más en el poder como un demócrata, cuya legitimidad cuestiona la oposición local y numerosos gobiernos extranjeros.

"Aquí estoy listo, de pie, para democráticamente llevar las riendas de nuestra patria hacia un mejor destino (...)", prosiguió el mandatario entre los aplausos de sus simpatizantes.

Según dijo, su nueva Administración procurará "construir el socialismo del siglo veintiuno" y "llevar a la prosperidad social y económica" al pueblo venezolano, que hoy sufre la peor crisis económica de su historia.

Las palabras del líder chavista responden a los señalamientos de 19 países americanos y de la Unión Europea (UE) que no reconocen la legitimidad de su reelección por haber sido obtenida en unos comicios señalados de fraudulentos y en los que no participó el grueso de la oposición.

La posesión

La toma de posesión se llevó a cabo en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y no en el Parlamento como indica la constitución, ya que se declaró a la Cámara en desacato en el 2016, pocas semanas después de que la oposición obtuvo la mayoría de los escaños.

Al acto solo asistieron seis mandatarios. De Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; Cuba, Miguel Díaz-Canel; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; además de Osetia del Sur, Anatoli Bibílov; y Abjasia, Raul Jadyimba; (los dos últimos países no reconocidos por Naciones Unidas.

Ante ellos y otra treintena de representantes internacionales Maduro denunció haber sido víctima de ataques brutales de una derecha extremista y fascista desde dentro y fuera de Venezuela que, remarcó, llevan a cabo una campaña contra la revolución bolivariana.

Su país, dijo, vive bajo un sistema "profundamente democrático", y en los próximos seis años corregirá los problemas económicos causados por la corrupción.

Dos horas más tarde, el presidente acudió al fuerte militar del país, también en Caracas, donde el Alto Mando de la institución castrense le juró lealtad y obediencia tras reconocerlo una vez más como su comandante en jefe.

En las calles

Aunque en el TSJ se sentía alegría de sus colaboradores y amigos, en el resto de la capital se mantuvo el ritmo diario, ralentizado y sin festividad.

Algunos venezolanos cuestionaron este mandato e indicaron que no se ha hecho nada por su nación, en la cual se mantienen los adultos mayores y niños, que no pueden salir del país, pero agobiado por la salida de miles de venezolanos hacia otras naciones.

12 años en el poder

Maduro llegará a 12 años en el poder tras obtener en mayo pasado el 70% de los votos en una contienda señalada de fraudulenta y en la que no pudieron participar los principales dirigentes del antichavismo pues habían sido inhabilitados políticamente. Por estas razones, la mayoría de los países de Latinoamérica no enviaron ningún representante a la toma de posesión, al igual que Estados Unidos y la Unión Europea.

OEA no reconoce el nuevo mandato de Maduro

La Organización de Estados Americanos (OEA) no reconoció la legitimidad del segundo mandato del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió convocar nuevos comicios e instó a sus miembros a adoptar medidas que permitan contribuir al restablecimiento del orden democrático en ese país.

En junio del año pasado, la OEA aprobó en su Asamblea General una resolución que abrió la puerta a la suspensión de Venezuela del organismo y declaró ilegítima la reelección de Maduro.

El Gobierno de Maduro pidió dejar la OEA el 28 de abril de 2017, una salida que se hará efectiva en este 2019.

Una amenaza para Colombia

Colprensa | LA PATRIA | BOGOTÁ

Mientras el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tomaba posesión de su nuevo mandato como dirigente de ese país por seis años más, en Colombia también se generó división.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez señaló que Venezuela, bajo el mandato de Nicolás Maduro, se ha convertido en una amenaza para la seguridad de Colombia y de la región. "Necesitamos en este momento que termine la dictadura criminal en el vecino país. Sabemos cómo, desafortunadamente, al amparo de las autoridades de Venezuela, en el vecino país ha venido floreciendo el narcotráfico. Los grupos criminales de Colombia y de distintos lugares del mundo se mueven con absoluta propiedad", agregó la vicepresidenta.

Rafael Guarín, consejero de Seguridad Nacional, aseguró que el “dictador” Maduro deberá responder ante la Corte Penal Internacional como criminal de lesa humanidad. Agregó que la cruzada internacional por la democracia y la libertad en Venezuela es un imperativo ético y un compromiso con la defensa de la dignidad humana.

De otra parte, un grupo de congresistas conformado por Antonio Sanguino, Ángela María Robledo, Iván Cepeda y Aida Avella, entre otros, a través de un comunicado de prensa manifestaron su preocupación por las sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, que fueron anunciadas por el Grupo de Lima y del que Colombia hace parte.

De acuerdo a los senadores, el presidente de la República, Iván Duque y el Gobierno deberían liderar una salida diplomática que resuelva la crisis política y social que padece la sociedad venezolana y que implica un urgente diálogo entre el Gobierno de ese país y la oposición para encontrar el restablecimiento de la normalidad democrática.

El partido Farc manifestó que el pronunciamiento hecho por el Grupo de Lima en días pasados no abarca la opinión de la mayoría de países del mundo y agregó que Estados Unidos y los presidentes Jair Bolsonaro, de Brasil, Mauricio Macri, de Argentina, e Iván Duque, de Colombia, son representantes de la avaricia. 


Powered by