internacional |

Etiopía y Eritrea firman la paz y acuerdan respetar las fronteras


EFE | LA PATRIA | Adís Abeba

Etiopía y Eritrea firmaron hoy en Asmara "el fin del estado de guerra" en una declaración conjunta que incluye respetar las fronteras establecidas en el Acuerdo de Argel de 2000, que acabó con dos años de guerra entre ambos países.

"El estado de guerra que existía entre los dos país ha llegado a su fin. Se ha abierto la puerta a una nueva era de paz y amistad", explicó en un mensaje en su cuenta de Twitter el ministro eritreo de Información, Yemane G. Meskel, sobre la declaración firmada por el presidente eritreo, Isaias Afwerki, y el primer ministro etíope, Abiy Ahmed.

Isaias y Abiy acordaron que "ambos países trabajarán para promover una cooperación cercana en las áreas política, económica, social, cultural y de seguridad", según el ministro eritreo.

Además, el acuerdo incluye el restablecimiento de transporte, comercio y telecomunicaciones entre los dos países, un trabajo conjunto para garantizar la paz regional y el desarrollo, y la "implantación de la decisión fronteriza", informó Yemane.

El ministro eritreo se refirió así a la frontera delimitada en el Acuerdo de Argel que estipula que las dos partes acepten la decisión de la Comisión de Frontera de Eritrea y Etiopía como "final y vinculante".

Sin embargo, cuando esta comisión decidió conceder a Eritrea la ciudad de Badme, epicentro de la guerra, Etiopía se retractó de su compromiso y el entonces primer ministro etíope, Meles Zenawi, señaló que sólo aceptaría ese dictamen "en principio".

Desde entonces y hasta la llegada de Abiy al cargo en abril pasado, las relaciones entre estos dos países del África oriental han sido tensas, si bien el nuevo mandatario etíope ha apostado por el aperturismo y el acercamiento de ambas naciones.

Los dos líderes celebraron este domingo en Asmara la primera reunión en veinte años entre gobernantes de ambos países, que concluyó en un acuerdo para restablecer las relaciones bilaterales.

Etiopía y Eritrea también acordaron que abrir sendas embajadas en sus capitales y habilitará una conexión telefónica directa.

En una cena oficial, Isaias habló de "la agitada bienvenida realizada a Abiy" como una muestra "de cuánto la gente de Eritrea quiere la apreciada paz", y elogió el acercamiento del primer ministro etíope que "recuperará el tiempo y la oportunidad perdidos en los últimos veinte años", según el ministro eritreo de Información.

"Ya está bien de guerra y de noticias de una guerra inminente. Celebro que los pueblos de Eritrea y Etiopía nos embarquemos en un prometedor capítulo de paz y estabilidad, acabando con una fase de no guerra, no paz", consideró por su parte el mandatario etíope, también según el ministro.

El primer vuelo entre Adís Abeba y Asmara de la aerolínea estatal etíope Ethiopian Airlines tendrá lugar la próxima semana, según confirmó hoy el ministro de Asuntos Exteriores de Etiopía, Workneh Gebeyhu.

El histórico acercamiento entre los dos países ha sido aplaudido por dirigentes africanos como el presidente keniano, Uhuru Kenyatta, y el ruandés, Paul Kagame.

Kagame, que fue el primero en felicitar a los dos líderes del Cuerno de África a última hora del domingo, elogió "el valor de hacer las cosas bien por los pueblos de los dos países".

Y Kenyatta celebró hoy que Abiy e Isaias hubieran escogido "el camino de dialogar con el otro y comenzar la senda de la amistad".

También el bloque de países de África del Este que conforman la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (IGAD) consideró hoy que la normalización de relaciones "beneficiará indudablemente a las pueblos de los dos países y contribuirá a conseguir la aspiración de paz y de integración económica de la región y, por tanto, de África".

Eritrea se independizó de Etiopía en 1993, pero las disputas fronterizas llevaron a los dos países a una guerra entre 1998 y 2000 que causó decenas de miles de muertos de ambas partes, y que acabó con el Acuerdo de Argel firmado el 12 de diciembre del 2000.

Este acuerdo de paz es impopular en Etiopía, donde muchos ciudadanos se creen traicionados por el Gobierno después de que su país ganara la guerra con Eritrea, en la que el propio Abiy combatió como miembro de la unidad de radiocomunicación del Ejército.

  Continúa Leyendo




Powered by