internacional | Publicado el

Ataque contra Bolsonaro aumenta tensión en Brasil


EFE | LA PATRIA | RÍO DE JANEIRO

El ultraderechista Jair Bolsonaro, líder en los sondeos de intención de voto, fue ayer apuñalado durante un mitin electoral y sometido a una cirugía, pero está fuera de peligro, lo que enturbió aún más las ya imprevisibles elecciones presidenciales en Brasil, a solo un mes de los comicios.

El diputado y militar de la reserva fue acuchillado cuando era cargado en hombros en medio de una multitud en una céntrica calle de Juiz de Fora, la segunda mayor ciudad del estado de Minas Gerais, lo que provocó conmoción en el país y llevó a los demás candidatos a cancelar sus agendas de campaña provisionalmente.

Pese a que la Policía detuvo al autor del ataque y aclaró que se trata de un hecho aislado y perpetrado por una persona que se dice indignada con la situación de Brasil, el atentado contra el líder de las encuestas inmediatamente elevó la ya alta tensión de la disputa electoral.

El ultraderechista es de los candidatos más polémicos en la actual campaña debido a que es un defensor de la última dictadura militar en Brasil (1964-1985), genera protestas por sus insistentes declaraciones machistas, racistas y homófobas, y enfrenta juicios por discriminación e incitación a la violación.

El atentado se produjo un día después de que una encuesta indicara que Bolsonaro, candidato por el Partido Social Liberal (PSL), vencería en la primera de las elecciones presidenciales del 7 de octubre en un escenario sin Lula, cuya candidatura por el PT fue negada por la autoridad electoral, pero que perdería en la segunda vuelta contra sus principales adversarios.

De acuerdo con el instituto Ibope, la intención de voto por Bolsonaro subió desde el 20% en agosto hasta el 22% en septiembre, lo que lo convierte en el favorito para vencer la primera vuelta tras la decisión del Tribunal Electoral de inhabilitar a Lula.

Los demás candidatos presidenciales condenaron el ataque, así como la actual violencia en el país, incluso política, y se pronunciaron en defensa de la democracia y los derechos humanos.

"En este momento difícil que atraviesa nuestro país, es preciso velar con rigor por la defensa de la vida humana y por la defensa de la vida democrática", dijo la líder ecologista Marina Silva, segunda en los sondeos con el 12%.

El laborista Ciro Gomes, igualmente segundo con 12%, mostró su "repudio a la violencia como lenguaje político".

El atentado igualmente abrió una duda sobre los efectos que tendrá en las elecciones, aunque los analistas anticiparon que obviamente favorecerá la intención de voto en Bolsonaro, y sobre si el candidato podrá seguir en campaña a solo un mes de los comicios.

Sus médicos dijeron que, pese a que fue ingresado grave y con riesgo de muerte, ahora se encuentra estable y reaccionó "satisfactoriamente" a la operación a la que fue sometido para tratarle un corte en una vena en el abdomen que le provocó una grave hemorragia, así como tres heridas en el intestino delgado y otra en el colon transverso.

"Las lesiones graves que amenazaban su vida fueron identificadas y tratadas en la cirugía, y él ya se encuentra en una unidad de cuidados intensivos, en estado grave, pero estable en este momento", explicó el cirujano Luiz Henrique Borsato, que comandó el equipo médico responsable por la operación.

Borsato dijo que el capitán de la reserva del Ejército tendrá que permanecer hospitalizado al menos una semana y que después podrá continuar normalmente con su agenda de campaña, aunque tendrá que regresar al hospital en uno o dos meses para revertir la colostomía que le fue practicada.

La Policía informó de que detuvo a un hombre identificado como Adelio Bispo de Oliveira, de 40 años, al que un grupo intentaba linchar tras acusarlo del ataque y que confesó ser el autor.

Bispo de Oliveira, que llegó a estar afiliado por unos años a un partido izquierdista, publicó en los últimos meses en las redes sociales mensajes criticando la situación del país y a los políticos en general, incluyendo a Bolsonaro.

Dato

Jair Bolsonaro, de 63 años, se ha erguido como el representante de los sectores más conservadores de la sociedad brasileña y nostálgicos de la dictadura militar que gobernó el país entre 1964 y 1985.

 

Continúa Leyendo