internacional |

Adaptarse al cambio climático es una necesidad, según la OMM


EFE | LA PATRIA | Seúl

La adaptación al cambio climático dejó hace tiempo de ser una opción para convertirse en una necesidad, dijo el director de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas, al comentar el informe presentado hoy por el Grupo Intergubernamental de Expertos en CambioClimático (IPCC).

"El informe deja claro que cuanto más tardemos será más difícil y costoso", sostuvo el finlandés Taalas, quien aseguró que sus conclusiones son un incentivo para que su organización aumente el apoyo científico que brinda a los países para mitigar el cambio climático.

El IPCC ha establecido que es crucial limitar la subida de las temperaturas a 1,5 grados centígrados -conforme al compromiso asumido por Estados parte del Acuerdo del Clima de París (2015)-, para lo cual se requerirá alcanzar la meta de emisiones cero de dióxido de carbono para 2050.

Si la tendencia se mantiene, la subida de 1,5 grados ocurrirá en algún momento entre 2030 y 2052.

Actualmente, el 85 % de la energía proviene de fuentes fósiles (carbón, petróleo y gas), que deben ser reemplazadas por fuentes renovables en las próximas décadas si se quiere evitar que el calentamiento global se dispare hasta niveles incontrolables.

La OMM, una agencia científica de la ONU, indicó que hará mayores esfuerzos para mejorar los sistemas de alerta temprana que permiten salvar vidas en casos de catástrofes naturales, tales como inundaciones, huracanes o tsunamis.

En una rueda de prensa, el director de la OMM dijo que la estadística demuestra que los desastres naturales han ido en constante aumento desde 1980 y que las pérdidas económicas que causan se han triplicado con respecto a entonces.

Las que más se han multiplicado -precisó- han sido las inundaciones, mientras que las tormentas tropicales ahora son más intensas que hace tres décadas.

"La situación se puede estabilizar, pero no revertir", lamentó el científico, quien fue delegado de Finlandia en el IPCC durante diez años.

Taalas confesó que una de sus mayores preocupaciones es que si no se cumple con el compromiso del Acuerdo de París de 2015 "perderemos una fracción importante de capacidad de producción agrícola".

Precisó que ello ocurriría en particular en el zonas de baja altitud del hemisferio sur y en Norteamérica

"No habrá suficiente producción de alimentos para cubrir las necesidades de una población que va en aumento, lo que podría generar otros tipos de crisis", advirtió.

Sin embargo, el responsable de la OMM consideró: "no hemos perdido todavía la batalla". El mundo cuenta con el conocimiento científico, así como con los medios económicos y tecnológicos para lograr el objetivo planteado. 

Llamado de atención

Las conclusiones no pueden ser más claras: los efectos para los ecosistemas y la vida en el planeta serán mucho menos catastróficos si el tope se sitúa en 1,5 grados y no en 2.

Valerie Masson-Delmotte, que ha coliderado uno de los grupos de trabajo, aseguró en la presentación de hoy que "este informe tiene datos científicos mas robustos (que anteriores estudios) y prueba que medio grado importa".

Por ejemplo, se establece que acotar el calentamiento por debajo de 1,5 grados evitaría una mayor extinción de especies o que reduciría la subida del nivel del mar en 10 centímetros para 2100, salvando muchas zonas costeras y litorales.

A su vez, superar los 1,5 grados depararía más calor extremo, lluvias torrenciales y probabilidad de sequías, algo que afectará a la producción de alimentos, sobre todo en zonas sensibles como el Mediterráneo o Latinoamérica.

También afectará a la salud, suministros de agua y crecimiento económico, con un impacto especialmente negativo sobre las poblaciones más pobres.

"Lo que necesitamos es una transición global con respecto a cómo nos desplazamos, producimos, consumimos y comemos, porque sí, necesitamos dietas más sostenibles y menos basadas, por ejemplo, en la carne bovina", cuyos efectos sobre el calentamiento global son enormes, apunta Pinho.

El informe, dirigido a países de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático, será usado como base para las discusiones de la vigésimo cuarta cumbre del clima (COP24) que se celebra en Katowice (Polonia) este diciembre.

El informe prueba que limitar el cambio climático a 1,5 grados es posible desde el punto de vista químico, físico y tecnológico si va acompañado de un cambioen los estilos de vida y de financiación suficiente, advirtió por su parte Jim Skea, que también ha liderado un grupo de trabajo.

"Sin embargo, el último elemento y el más importante", añadió, corresponde a los Gobiernos, "que hasta el momento no han hecho suficiente y que son quienes deben decidir si el plan (para limitar el calentamiento global) es factible o no".

En ese sentido, recordó que el mensaje va dirigido a los países de la Convención Marco "incluido EEUU", pese a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de abandonar el Acuerdo de París, algo que se hará efectivo en 2020.

Junto a EE.UU., segundo mayor emisor mundial, el dossier pone también las miradas en China, el mayor emisor, y también el consumidor y productor mundial de carbón, recurso cuyo uso global para generar electricidad debería quedar prácticamente en cero para 2050, si se quiere cumplir el objetivo de los 1,5 grados. 


Powered by