entretenimiento |

Toros: San Isidro 2018, una revolución que no llega


Javier López

EFE | LA PATRIA | Madrid (España)

La Feria de San Isidro arrancó el pasado martes en Las Ventas y con ella 34 tardes ininterrumpidas de toros, un maratón taurino de primer nivel que, sin embargo, no acaba de tener ese sello diferenciador con respecto a otros años, de ahí que esa revolución prometida por Simón Casas no acabe todavía de llegar.

Porque echando un ojo a los carteles es cierto que están prácticamente todos los toreros de escalafón, al menos los de mitad de tabla para abajo, pero, a diferencia del año pasado, faltan nombres para que este San Isidro hubiera sido completo de verdad, pues a la eterna y asumida ausencia de José Tomás hay que sumar esta vez las de Morante de la Puebla o Diego Urdiales, entre otros.

También hacen falta carteles más rematados, de los que ilusionen de verdad; y es que quitando cinco o seis, como mucho, la feria resulta demasiado plana y, algo también criticado por el aficionado, muy barata en cuanto a gastos de producción.

Protagonistas

De los cinco toreros que harán el paseíllo tres tardes (todos ellos de perfil medio) tres son apoderados por el propio Simón Casas o por su socio Rafael García, concretamente Castella, Ureña y Román, mientras que a los otros dos, Del Álamo y Bautista, los llevan también profesionales muy vinculados al productor francés.

Otro hecho que evidencia los bajos costes del serial lo representa la pobre presencia de las figuras actuales, algunas de ellas anunciadas dos tardes como Manzanares, Perera, Talavante, Ginés Marín y Roca Rey y otras a una sola como Ponce, el Juli y Cayetano.

Con este panorama, y a las mencionadas ausencias de José Tomás, Morante y Urdiales, en este San Isidro abundan los carteles medios bajos, los conformados por toreros de salarios nada desorbitados, dirigidos la gran mayoría por empresarios con los que Casas podrá hacer el "intercambio de figuras" en las ferias de verano. Más económico todavía.

Pero no todo van a ser malas noticias, algunas de las buenas nuevas son el regreso de Finito de Córdoba, las despedidas de Juan José Padilla o Alberto Aguilar, la alternativa de Ángel Sánchez y la notable presencia de toreros de otras nacionalidades.

Unión

De los 53 matadores anunciados, 9 novilleros y 11 rejoneadores harán el paseíllo este año en Madrid tres franceses: Castella, Bautista y Dufau; tres mexicanos: los hermanos Adame y Sergio Flores; dos colombianos: Luis Bolívar y Sebastián Ritter; dos peruanos: Galdós y Roca Rey; y un venezolano: Jesús Colombo, además cuatro rejoneadores portugueses: Rui Fernandes, Ventura, Joao Telles y Moura, hijo.

Para potenciar la presencia internacional, se ha creado para este año la primera edición de la Corrida de las Seis Naciones, un invento que, sin embargo, ha despertado más pereza que ilusión a tenor del cartel de seis toreros conformado para la ocasión.

Los que sí ilusionan, en cambio, son el mano a mano entre el Juli y Ginés Marín para la segunda edición de la Corrida de la Cultura, la terna conformada por Ferrera, Perera y el propio Ginés Marín para la de la Beneficencia, o la de Victorino Marín de fin de feria, anunciada este año en la Corrida de la Prensa.

Ganaderías

La expectativa está servida, pues con el regreso de Baltasar Ibán se puede decir que están todas las principales ganaderías de la cabaña de bravo, con especial mención a Alcurrucén, Victoriano del Río, Fuente Ymbro, Cuvillo, Garcigrande y el Capea, que son las que repetirán a lo largo del serial, pero sin olvidar las "toristas" tan veneradas por la afición de Madrid.

Victorino y Adolfo Martín, Miura, Saltillo, José Escolar, Dolores Aguirre, La Quinta, Partido de Resina y Rehuelga ponen el toque de distinción a una feria en la que vuelve a predominar el encaste Domecq en todas sus variantes, con algunas pinceladas de Núñez, Atanasio y, para el toreo a caballo, Murube.


Powered by