entretenimiento |

Toros: El regreso de José Tomás y los Sanfermines


Álvaro R. del Moral

EFE | LA PATRIA | Algeciras (España)

El diestro José Tomás abarrotó el pasado viernes 29 de junio el Coso de Las Palomas de Algeciras (Cádiz) en la que era su reaparición en ruedos españoles tras dos años de ausencia, en una tarde llena de contenido marcada por el indulto del toro Libélula, de la ganadería de Jandilla, a manos de Miguel Ángel Perera.

La Feria Real de Algeciras giraba en torno al nombre rutilante de José Tomás. El madrileño había disparado las reservas hoteleras llenando la plaza para sí y sus compañeros.

El primero de los "cuvillos", un toro hondo, remató en los tableros y se descolgó en el capote. Tomás lo toreó a pies juntos, con el engaño un punto recogido. El galleo, por chicuelinas de infrecuente temple, levantó el primer clamor.

Perera paró a su primer "jandilla" por chicuelinas. La faena comenzó rodilla en tierra, preludio de una labor firme, ceñida y bien trazada que sorteó la trompicada embestida.

Perera selló el alboroto enroscándose su segundo toro por luquecinas mientras se empezaba a pedir su indulto. El matador, borracho de toreo, seguía exprimiendo aquella brava nobleza. El presidente no tardó en conceder el perdón de su vida.

La plaza se llenó hasta la bandera, con el "no hay billetes" en taquillas, en tarde muy calurosa.

Ficha

La corrida, sin sorteo, se dividió en tres toros de Núñez de Cuvillo escogidos por José Tomás y tres de Jandilla para Miguel A. Perera. Bien presentados. De los 'cuvillos', el primero resultó blando y noble; rajado el segundo; sin fondo el tercero. El primer "jandilla" embistió rebrincado. De excelente condición el segundo, de nombre "Libélula", que fue indultado. El último no sirvió.

Pamplona y sus Sanfermines

Garapullo

Mucho se ha escrito, oído y visto de las fiestas pamplonesas que acaban de comenzar, julio 6-14. Multitudes de turistas y muchos navarros se congregan alrededor de la celebración en honor a San Fermín de Amiens, el copatrono de Pompaelo, nombre primitivo, junto a San Francisco Javier.

Para comprender el espíritu pamplonés con respecto a su santo patrono hay que vivir la fiesta desde el amanecer hasta el nuevo día siguiente porque todo es un torbellino que comienza horas antes del chupinazo y llega al éxtasis con recorrido de los toros a través de las calles de Pamplona hasta la plaza de toros.

Los corredores haciendo ejercicios de calentamiento a la espera de iniciar su trayecto delante de los bureles y los observadores llenan las calles y balcones con los prolegómenos del desayuno, incluido el alcohol.

Son unos pocos segundos de intensidad sin límite que puede llegar hasta el delirio, que a veces están signados de tragedia que puede llegar hasta la muerte.

Entre la sobriedad, el estrés, la ebriedad, las viandas y la tarde taurina disfrutan todos, inundado todo el panorama de blanco y rojo.

Vivirlos para recordarlos siempre.

FOTO | Cortesía | LA PATRIA

Escapulario de San Fermín, entronizado durante en las Fiestas en un nicho de la Cuesta de Santo Domingo.

Revés jurídico

Esta semana se conoció un fallo del Tribunal Administrativo de Caldas que dejó sin fondo la ordenanza 701 del 2012 que declaró los espectáculos taurinos como patrimonio departamental. La magistrada ponente, Patricia Varela, declaró que son infundadas las razones expuestas por la Asamblea y por lo tanto sostuvo que no era competencia de la duma firmar tal ordenanza.

Nueva empresa en Cali

El ganadero Juan Bernardo Caicedo y el empresario mexicano Alejandro Martínez operarán la feria taurina de Cali por decisión de la Sociedad Plaza de Toros de Cali. JBC-Promotoreando, como se ha denominado esta alianza, tiene la tarea urgente de volver a llenar el coso caleño y enamorar su afición con carteles equilibrados y deseables.


Powered by