entretenimiento |

Toros: El estilo de Emilio; Justo y necesario


Paco Aguado

EFE | LA PATRIA | Madrid (España)

El torero de Cáceres (España) Emilio de Justo salió hace una semana a hombros por la codiciada Puerta Grande de Las Ventas, en Madrid, tras rematar sus faenas con dos soberbias estocadas que, más allá de otros méritos, le valieron sendas orejas, en una tarde en la que Ginés Marín resultó herido en el rostro.

De Justo, que reaparecía después de un grave percance sufrido hace apenas dos semanas y tras el reciente fallecimiento de su padre, tuvo una actuación decidida y firme, aunque de desiguales resultados, con los dos toros de su lote, pero fue con el acero con el que consiguió la gloria.

Pasos

El primero de la tarde no acabó nunca de entregarse ni de emplearse, a pesar de una aparente movilidad de la que aprovechó Emilio para ligarle muletazos ajustados.

De Justo fue asentándose más a medida que el toro perdía bríos, hasta que llegó esa muestra que disipó toda duda: una estocada cobrada por derecho, con perfección y contundencia, que tiró al toro de Puerto de San Lorenzo sin puntilla al arrastre. Solo por eso, la oreja fue indiscutible.

Buscó la segunda, la que le abriera la Puerta Grande. Emilio de Justo, con el cuarto, un voluminoso y cornalón ejemplar de casi 600 kilos y con una acusada querencia a chiqueros desde que salió del caballo, lidió a su manera.

Extrañamente, se empeñó en torearlo en los medios, justo en el terreno donde más se negaba el toro, que por eso cabeceó molesto y se defendió con incertidumbre, obligándole así a un doble esfuerzo.

Ya en el último tramo, el astado tomó claramente el camino de las tablas, y fue allí donde sin tanto problema De Justo pudo lucirse con más claridad en una serie de derechazos y unas ajustadas manoletinas que compensaron la falta de mayor lucimiento anterior.

Hasta que de nuevo logró poner a todos de acuerdo en la plaza con otra estocada de perfecta ejecución, pasando el pitón con rectitud y gallardía, para cortar así ese segundo trofeo que le valió su primera salida a hombros de Las Ventas.

Contrastes

La cara amarga de la corrida fue para Ginés Marín, al que el último toro, sin raza y rebrincado, le soltó un seco navajazo en el rostro cuando apenas comenzaba la faena de muleta. Trasladado a la enfermería, el joven diestro de Badajoz se quedó sin opción de mejorar la impresión que había dejado con el tercero, que fue con diferencia el mejor de la corrida. Fue dado de alta el miércoles pasado.

También Román Collado resultó aparatosamente volteado por el segundo, un toro bajo de raza que le prendió en un descuido y, ya en el suelo, le propinó dio una auténtica paliza, de la que salió afortunadamente sin cornada.

Vienen

En medio de toda la euforia y las especulaciones por la conformación de los carteles para la temporada colombiana, Juan Carlos Gómez, director de Cormanizales, le dijo a LA PATRIA que para Manizales tiene confirmados y contratados a Enrique Ponce, Julián López El Juli, Román y Luis Bolívar, entre los que regresan. Emilio de Justo y Curro Díaz visitarán por primera vez Manizales, ambos de extraordinaria temporada,


Powered by