entretenimiento |

Fragmenticos, pinceladas de vida del manizaleño Esteban Ocampo se exponen en Nueva York


Vicky Salazar

LA PATRIA | MANIZALES

Imágenes de recuerdos traídos a la memoria conforman la exposición Fragmenticos que inauguró el artista manizaleño Esteban Ocampo Giraldo, el pasado martes en la galería Gitler &, de Nueva York, especializada en mostrar artistas en crecimiento.

La muestra que se exhibirá hasta el 21 de febrero consta de 70 obras en pequeños formatos, que como piezas de un rompecabezas, pueden irse uniendo para indagar en la vida del artista.

Las pinturas, hechas en óleo y acrílico, son trozos de vivencias en diferentes lugares y momentos de sus 30 años de edad. "Intentan evidenciar la importancia de retratos y paisajes que flotan en el pensamiento del artista aleatoriamente", dice la presentación de la galería.

Pinturas

Este primer trabajo que expone Ocampo Giraldo a pequeña escala, se caracteriza por pinceladas de alta textura, fuertes sombras, y algo a lo que él se refiere como "una luz muy específica". También se destacan en ellas el color y la forma, dejando a un lado los detalles. "Algunas momentos parecen estáticos, suspendidos en el tiempo, otros parecen moverse constantemente, pero solo en la medida en que se perciben los elementos en juego de luz y sombra, como los movimientos de una ráfaga de viento o un cigarrillo consumiéndose lentamente. Hay una calma contemplativa en estas pinturas, el momento retratado es amplio sin ser grandioso, acogedor sin la necesidad de caer en sentimentalismos", explica el curador.

Nevado del Ruiz.

El artista

- ¿Cómo fue el proceso creativo, qué lo motivó a hacer cada pintura?

Mi proceso creativo se basa en pintar una idea: el sentimiento de las experiencias que se repite condensado en una imagen. Desde que me mudé a Nueva York me di cuenta de lo mucho que aprecio mis orígenes como colombiano y latinoamericano. A través de mis pinturas integro estos recuerdos junto con memorias e imaginación, para darle cabida al humor, pérdida y conexión en la vida diaria. Este es el concepto que usé para mis pinturas en Fragmenticos, esta vez también quise hacer aún más notables esos momentos y pequeños detalles a los cuales no se les pone tanta atención, a no ser que sean específicamente observados.

- ¿Fue un ejercicio de memoria que trabajó cronológicamente o fueron momentos especiales que aparecían?

Cada momento se va expresando por sí mismo. Son recuerdos que llegan, es un ejercicio de memoria que hago, ya que tengo que visualizar la imagen en mi cabeza para saber que voy a pintar, que composición voy a hacer.

- ¿Qué significa para usted retomar sus experiencias y plasmarlas en un lienzo?

Significa contar una historia, mi historia, pero a través de imágenes altamente universales con las cuales quiero que cualquier persona se pueda identificar. Es algo muy personal, pero a la vez es algo que quiero compartir porque necesito sentirme muy identificado con lo que pinto.

- ¿Cómo se modifica el color en su obra después de tanto tiempo alejado del brillo del trópico?

Es muy curioso, porque si lo veo con lógica, el estar alejado de la luz de nuestro país hubiera hecho que mis colores se fueran apagando. Pero en realidad, antes de irme de Colombia, mis cuadros no tenían tanto color. Fue acá donde después de muchas clases teóricas y de mucho experimentar, me di cuenta de que me gusta tener colores que resalten en mi obra, y colores intensos que jueguen parte importante de la imagen, así que en vez de bajarle al tono, todo se intensificó. Mis cuadros son mucho más coloridos que nunca.

- ¿En qué más está trabajando en este momento?

Siempre tengo una obra adicional en proceso. Mientras pintaba los cuadros para la exposición, trabajaba en otra obra que consta de cuadros de mediano y gran formato que manejan el mismo concepto de Fragmenticos. Son obras un poco más desarrolladas, ya que las imágenes que decidí pintar son un poco mas complicadas respecto a la cantidad de objetos que voy a poner en el cuadro, composición, profundidad, etc. Ademas siempre tengo encargos en los que estoy trabajando, últimamente me han estado pidiendo cuadros para gente que quiere que les pinte su piscina, así que eso me ayuda también a hacer cosas diferentes.

Manilla.

De las 70 obras, 33 son de 15x22 cms. y 37, de 22x30 cms.

Esteban Ocampo Giraldo

Estudio Arte en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, y sus estudios de Maestría en Pintura en la New York Academy of Art. Ha expuesto su trabajo en exhibiciones grupales e individuales por Norte y Sur América y en Europa. Actualmente reside en Nueva York.

Las obras de Fragmenticos se pueden ver en: http://gitlerand.com/fragmenticos-available-works

Pizza.


Powered by