entretenimiento |

Bicentenario de vida eclesial de la Inmaculada Concepción de Aguadas


Carlos Mario Ríos

LA PATRIA|Aguadas

Los aguadeños dicen que el Templo de la Inmaculada Concepción de Aguadas es el más antiguo de la Arquidiócesis de Manizales, si se cuenta desde que se inició su construcción. Comenzó en 1858 cuando con visión futurista el Presbítero Domingo Antonio Angarita solicitó los permisos para comenzar trabajos, que duraron 28 años. Lo inauguraron el 10 de diciembre de 1883.

Le correspondería al presbítero José Domingo de la Columna Mejía Mejía concluir las obras. El padre Dominguito pasará a la historia como el cura párroco que más tiempo ha ejercido su función: 54 años continuos de servicio espiritual a esta naciente población.

Fue tanta su importancia que actualmente sus restos mortales reposan en una nave del templo parroquial. 56 curas párrocos han pasado por este lugar, incluyendo al actual presbítero, José Rodolfo Ocampo González.

El 1 de enero de 1819 llegó a lomo de mula el presbítero Sinforiano Pérez, para ponerse al frente de tan loable misión. Le correspondió abrir al mismo tiempo los libros parroquiales que con su puño y letra se conservan como un tesoro en el despacho parroquial. Han sido 200 años de vida parroquial anunciando la palabra de Dios y ayudando al progreso del pueblo en todos sus frentes.

Con la visita de monseñor Gonzalo Restrepo Restrepo y una comitiva conformada por algunos párrocos que han estado al frente de esta parroquia y sacerdotes aguadeños, el sábado pasado en solemne eucaristía se conmemoraron los 200 años de vida parroquial de esta casa de Dios, que ha irradiado luces del evangelio desde su misma creación.

Diferentes actividades se tienen organizadas para festejar tal acontecimiento que marca una importante huella en la historia de esta "Ciudad de las Brumas”.

El templo de Aguadas guarda grandes riquezas y tesoros invaluables:

Fotos|Carlos Mario Ríos|LA PATRIA

Vitrales que representan pasajes bíblicos de la vida de Jesús.

Ceremonia religiosa que convocó a todos los aguadeños.

La Virgen Dolorosa, traída desde Francia en 1888.

El Señor Caído y Flagelado. Donado a la parroquia en 1877, como pago de una promesa.

Así luce hoy el templo parroquial.

Ciborio español o baldaquino, que resalta el Santísimo Sacramento, que se encuentra en el interior de este tabernáculo de 1888.


Powered by