educación |

Exploraron hasta hallar el tesoro en la Normal de Manizales


LA PATRIA | MANIZALES

Las maestras de transición cada año, desde hace cinco, ubican a los estudiantes nuevos del jardín de la Normal de Manizales, en un espacio grande en el que suelen confundirse. Ayer fue distinto con el juego del pirata.

Es una actividad lúdica en la que unos 125 niños se disfrazaron con parches y pañoletas y recorrieron el parque para encontrar un tesoro escondido.

La profesora Soleide Guevara explica: "La intención es ambientar el año escolar de los menores para que conozcan los lugares y los sitios de riesgo. Quisimos integrar el currículo de preescolar porque hay lectura de imágenes, manejo del espacio e identificación de formas, colores y tamaños".

El mapa, la clave

Todos al tiempo afirman: Los piratas buscan tesoros, tienen barba, espadas, pañoletas y parches en los ojos. La profe Soleide Guevara, de transición, muestra un mapa con el que los niños reconocerán el jardín, buscarán pistas azules, leerán las claves y seguirán su recorrido hacia el tesoro.

La piscina, el kiosco, el arenero y el salón de la profe Rosita son referentes. Ubicarse en el espacio es clave y también lo son algunas pautas de los usos de estos lugares. Las maestras Soleide, Flor Elisa Giraldo, María Clemencia Galeano, Rosa Tulia García y María Esperanza Giraldo pegaron pistas para explorar y guiar los puntos de encuentro.

Conocer lugares

Las pistas no se usaron porque los estudiantes de primero las confundieron con basura, las recogieron y las botaron. "¿Para qué te sirve este lugar?" Pregunta la profe Flor Elisa, y los niños responden que para jugar, jugar bien y que todos compartan. Esta actividad de piratas es una inducción para que conozcan el colegio, la mayoría viene de CDI y de jardines y este espacio les puede resultar complicado. Además, les enseña a usar adecuadamente piscina, juegos y baños.

Tesoro a la vista

Matías Alzate entiende el mapa, se ubica y es quien guía hacia la próxima pista porque, según él, su papá le enseñó a leer mapas, una ventaja que lo anima a encontrar con rapidez el tesoro. Bolsas de colores están colgadas en la caseta y la profe Clemencia pregunta por cuál será la sorpresa en su interior: ¡Loncheras! ¡Muñecos! ¡Carros! Y hasta un perro, gritan los estudiantes. La respuesta acertada sale entre los gritos: Dulces. La profe destapa y bombones de corazones alegran a los piratas de la Normal. Por fin el tesoro.

David Hernández Galeano

Fue muy divertido encontrar las flechas y las marcas de los números.

Juan Diego Duque

Me gustaron los regalos, pero leer el mapa me pareció difícil.

Samara Ramírez

Me gustó porque buscamos el tesoro.

Salomé Pulido

Conocí el jardín con la búsqueda del tesoro.

x
Para nosotros es muy importante conocerte mejor, recibe promociones y ofertas especiales sólo para tí!

Login con Google

Powered by