economía |

ILC y Gobernación de Caldas piden reajuste de las tarifas del DANE para licores


JUAN CARLOS LAYTON

LA PATRIA | MANIZALES

La Industria Licorera (ILC) y la Gobernación de Caldas reclaman por la fórmula que aplica el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) este año para fijar el impuesto al consumo de licores, vinos y aperitivos en el país. 

Desde el 2017 rigen dichas tarifas, basados en la Ley 1816, la petición en Caldas se centra con las s que adoptó el DANE para el 2019, teniendo en cuenta que se distorsionan los precios y se pone en desventaja a los licores nacionales contra los importados.

De acuerdo con el secretario de Hacienda, Alexánder Pineda, la situación es crítica porque estos ajustes implicaron aumentos este año desde el 31% hasta el 42% en los impuestos de los licores nacionales. Los importados también tuvieron ajustes, pero fueron menores, e incluso con tarifas más bajas a las que pagaban en el 2016.

Según Pineda, los cambios son exagerados, no corresponden a la realidad del mercado y ponen en riesgo el consumo de los licores nacionales. Al pagar un mayor impuesto, las licoreras suben el precio al consumidor. "Eso afecta la demanda, pero además genera la posibilidad de que el consumidor sustituya estos productos por otros licores que valen menos, caso tequilas, vinos o whiskys".

Pineda planteó que el problema no solo se afectaría los ingresos de la Licorera de Caldas, sino las rentas del departamento.

La fórmula

El reclamo a la fórmula que aplica el DANE se debe a que tiene dos componentes que distorsionaron los precios. El Específico y el Ad valórem (según el valor del producto).

1. Específico: incluye el volumen de alcohol que contiene un producto, expresado en grados alcoholimétricos.

2. Ad valórem: tiene en cuenta el precio de venta al público por cada unidad de 750 centímetros cúbicos.

Esto generó nuevas reglas de juego que, según la ILC, generan desequilibrio, ya que no se tienen en cuenta simplemente los grados de alcohol de cada producto, lo que debería ser la base del cobro, pues a medida que un licor tiene un mayor número de grados es mayor el perjuicio para la salud.

Puso el ejemplo del whisky Black and White que mientras en el 2016 pagó un impuesto de $21 mil 240 por cada grado de alcohol, al final este año pagarán cerca de $17 mil (ver infográfico).

La queja se la presentaron al presidente, Iván Duque, durante su reciente visita a Manizales. La solicitud puntual fue volver a la Ley 788, que se basa en un impuesto que contemple solo los grados de alcohol y se elimine la fórmula DANE, considerada como un mecanismo de reajuste con mucha subjetividad.

Nueva propuesta

El presidente escuchó el reclamo y aceptó cambiar la fórmula, pero según lo que se contempla en el Plan de Desarrollo, podría ser peor la cura que la enfermedad.

Aunque se retoma una propuesta que hizo Caldas, la nueva fórmula que se conoce preliminarmente es que habría una tarifa única de $500 por cada grado de alcohol, sin importar si la bebida tiene 35 grados o ese porcentaje es mayor.

"Esa propuesta tampoco convence, porque los whiskys y vodkas, por ejemplo, pueden ser los más perjudiciales para la

salud y, por ende, deberían pagar más, pero al final se verían beneficiados al bajarles el valor".

Cadas pide que para los licores de hasta 35 grados ese impuesto sea de $377 y para los mayores a 35 grados dicho valor se ajuste en $619.

Las fórmulas todavía se estudian y Caldas se prepara desde para una reunión con los demás secretarios de Hacienda del país. El objetivo es hacer un llamado colectivo y pedir un ajuste claro ante el Gobierno de los impuestos de licores nacionales contra los importados, pues temen que la producción regional empiece a desaparecer.

¿Porqué el DANE?

La intervención del DANE en el estudio se debió a una solicitud que hicieron varios gobernadores de Colombia, al considerar que el departamento estadístico contaba con cifras claras para fijar una fórmula. Sin embargo, según la Gobernación de Caldas, más que adecuar los precios y lograr un equilibrio, generó distorsiones, pues, además de sumar dos componentes, también incluyó el canal conocido como Horeca, en el que se incluyen precios diferentes bien sean hoteles, restaurantes, bares y cafeterías, lo que generó otra competencia desigual.

Ajustes de hasta el 25%

El gerente comercial de la Industria Licorera de Caldas, Mauricio Vélez, explicó que los ajustes en los impuestos han generado aumentos de entre el 20% y el 25% al consumidor final. En el caso de ron Viejo de Caldas se pasó de $33 mil a unos $40 mil. Según la ILC, esto comenzó a afectar los licores, al tener en cuenta que en el caso del aguardiente se reportan descensos de hasta el 10% y de rones con cero crecimiento.

 


Powered by