deportes | Publicado el

Regional esperanzador para Caldas en los Juegos Supérate Intercolegiados


Camila Espinosa
LA PATRIA | Manizales

Es agridulce es el balance de Caldas en el Zonal Regional de los Juegos Supérate Intercolegiados, que se terminó ayer en Manizales.

La clasificación de un equipo, las ocho finales disputadas y la organización de las justas marcaron el lado positivo; sin embargo, al regional mostró que aún el Eje Cafetero y Caldas están lejos de Antioquia.

Un conjunto caldense volverá a la final después de cuatro años. Se trata de la Institución Educativa La Salle (Manizales), que consiguió el cupo en fútbol de salón juvenil masculino. El último clasificado fue la I.E. Nazario Restrepo (Viterbo), con el voleibol prejuvenil masculino, en el 2014.

"Mi objetivo como secretario era clasificar dos conjuntos a final. A pesar de que no se consiguió sí se ve un avance, disputamos ocho finales contra Antioquia y quedamos por delante de Risaralda", afirmó Ronald Bonilla, secretario del Deporte en Caldas.

Las ocho finales también muestran el avance, pues en el Zonal Regional del año pasado, Caldas no estuvo en ninguna.

Lo negativo es que aún falta inversión y planificación para intentar alcanzar a los antioqueños en resultados.

"Antioquia es un equipo fuerte. Hasta para sus procesos de Intercolegiados tienen una base de deportistas de la Liga, que acá no tenemos. Desde que la Liga no esté bien estructurada y mientras no tengamos un trabajo de reservas deportivas de base será difícil llegar a ese nivel", señaló Mónica Franco, entrenadora de baloncesto femenino del Ravasco.

Este año, según el secretario del Deporte, a los colegios se les brindó acompañamiento.

"Cuando proponemos, a través de la liga, que tengamos refuerzos, apegados a la norma, los colegios no lo permiten. Por ejemplo, el equipo de Norcasia dijo que no cambiaba a su portera, cuando todo el mundo vio que la falencia era esa", contó Bonilla. Caso contrario sucedió en fútbol de salón, Santiago Giraldo, del Instituto Chipre, reforzó a La Salle y en baloncesto, Ana Sofía Posada, del LANS, sumó para Ravasco.

En el caso del fútbol juvenil, fue Quindío el que se quedó con el cupo y Caldas ocupó el tercer lugar del grupo.

"En Quindío sacan la selección del colegio, hacen un buen proceso, van juntos a torneos nacionales y muchos llegan a la selección del departamento, a nosotros nos falta eso", contó Jhon Jaime Ramírez, técnico de fútbol masculino del Semenor.

La competencia de seis días entregaba 15 cupos a la final nacional, Caldas se quedó con uno, disputó ocho finales y los equipos tuvieron experiencia para comenzar el camino hacia el 2019 cuando intentarán superar los objetivos de este año.

Finales perdidas

- Prejuvenil: fútbol masculino, voleibol masculino, fútbol sala femenino y masculino.

- Juvenil: baloncesto femenino, fútbol de salón femenino y fútbol masculino y femenino.

Continúa Leyendo