denuncie |

Grafiteros se pasaron de la raya con vigilante


ANDRÉS RODELO

LA PATRIA | MANIZALES

10:45 p.m. del pasado lunes. José Lenis, un vigilante del Coliseo Menor de Manizales, recibió una llamada al radioteléfono. "Venga rápido, hay unos grafiteros en la zona", le dijo Marta, su compañera de trabajo. Él se dirigió desde el Coliseo Mayor hasta el Menor, en donde sintió un olor a pintura.

"Por el sector del parqueadero encontré a cuatro jóvenes. Mi compañera me dijo que habían pintado una pared del Coliseo Menor. Me les acerqué y les dije con respeto que era prohibido rayar el edificio, pues era propiedad de la Alcaldía", señala.

Los jóvenes negaron las acusaciones, a lo que el vigilante les pidió que les dejara oler las manos para comprobar si era cierto. José cuenta que, de repente, uno le dio un puño en el rostro, otro también lo agredió en la cara y uno más le dio una patada en la espalda. "Me giré y un tipo se me lanzó con un cuchillo. Llamé a mi compañera y los tipos salieron a correr".

La huida de los jóvenes se debió a que un policía motorizado pasó en ese momento por el lugar. José le indicó por donde escaparon, pero media hora después regresó el uniformado para decir que los agresores huyeron en un taxi.

José creyó estar bien minutos después del ataque. "Quizás por la adrenalina del momento no sentí nada, pero luego me fui para la casa y me agarró un dolor en la espalda que me obligó a ir al médico". Le tomaron radiografías y descartaron una lesión grave, solo contusiones por las que le dieron dos días de incapacidad.

Mala apariencia

La fachada del Coliseo Menor está llena de grafitis, algo que arruina la apariencia del lugar, según Cristian Guzmán,

supervisor de escenarios deportivos de la Secretaría del Deporte de Manizales. "Este año hemos gastado cerca de $5 millones en pintura para cubrir los rayones, pero cada vez aparecen más".

"La molestia se debe a que la mayoría de grafitis que cubren el Coliseo no tienen elaboración ni valor artístico. En vez de realzar la apariencia del lugar, la afea. Solo hay unos murales en un costado del edificio que sí son bonitos", agregó Guzmán.

Llamado a la Policía

El otro reclamo que hacen vigilantes del Coliseo es que la atención de la Policía deja mucho que desear cuando se presentan estos casos, según ellos. "Los hemos llamado a la central y muchas veces no aparecen", afirma Luz Amparo Patiño. "No entendemos por qué no vienen si los CAI de El Cable y de Fátima están cerca. Ellos son red de apoyo con las empresas de vigilancia para cualquier emergencia, pero no llegan o llegan tarde", dijo Giovanny Correa.

Patiño agregó que hay asuntos que se salen de sus funciones, como requisar o arrestar a una persona, de allí que necesiten el respaldo de los uniformados.

R/ El coronel Jorge Alberto Jaramillo Marín, comandante de la Policía Metropolitana de Manizales, pidió disculpas a la comunidad por la situación. "Quedamos comprometidos con atender las llamadas de los vigilantes del Coliseo, pues es nuestro deber con los ciudadanos que soliciten nuestra ayuda. Revisaremos por qué no se tuvieron en cuenta estas peticiones".


Powered by