ciencias |

Estudiantes de Fe y Alegría transforman el tallo de plátano en papel en la Tecnoacademia Manizales


MARGARET SÁNCHEZ

LA PATRIA | MANIZALES

¿Le gustaría que en un almacén le empaquen la ropa en bolsas de papel hechas con fibras de plátano? María José García Giraldo, de 16 años, y Sebastián Martínez Ruiz, de 15, trabajan para fabricarlas.

Ellos son estudiantes de décimo del colegio Fe y Alegría del barrio El Caribe, de Manizales, quienes, desde el año pasado, pertenecen al semillero Quimera del Área de Ciencias Básicas de la Tecnoacademia del Sena.

Los jóvenes se reúnen cada viernes con la facilitadora Carolina Valencia, quien los guía en el desarrollo del proyecto de investigación Fabricación de bolsas de papel por medio del pseudotallo de plátano.

En su lenguaje están incorporados los términos químicos celulosa, lignina, hidróxido de sodio, ácido cítrico, beaker, plancha de calentamiento, entre otros. Al ingresar al laboratorio, saben que deben vestir bata y usar guantes para realizar las pruebas.

Entre ensayo y error han afinado la metodología para sacar las muestras de papel. Por ejemplo, se dieron cuenta de que las fibras más resistentes del plátano provienen del pseudotallo y no de las hojas.

Ahora están enfocados en encontrar el método preciso para producir una lámina no tan gruesa y no tan delgada que supere la prueba de física de tracción, en la que estiran el papel hasta que se quiebra. Así miden su resistencia.

Solución María José cuenta que la idea de las bolsas surgió por la necesidad de madres cabeza de hogar de Risaralda (Caldas) que querían buscarle otro uso a los residuos de los cultivos de plátano. Los líderes de emprendimiento del Sena en ese municipio buscaron ayuda en los investigadores de la Tecnoacademia.

“Cuando se cosecha el racimo de plátano, cortan el palo por completo. Las hojas y el pseudotallo se desaprovechan. Normalmente, los cultivadores los dejan ahí para que se degraden y abonen la tierra, lo usan como alimento o los queman porque estorban”, explica Carolina.

Para Sebastián, su investigación es una solución para las mujeres de Risaralda y contribuirá al cuidado del medioambiente. “Se reducirá la contaminación, las bolsas de papel con fibra de plátano serán otra alternativa al plástico, el cual tarda mucho más en degradarse”.

Paso a paso


1. Dejan en remojo los pseudotallos, que traen de cultivos de plátano de Risaralda (Caldas) para que no se degraden ni oxiden.

2. Les quitan las capas a mano para luego picarlas en trozos pequeños.

3. En beakers o vasos de precipitado agregan los trozos y los dejan en remojo durante un par de horas o varios días.

4. Cocinan en una plancha de calentamiento 400 gramos del pseudotallo picado con 2 mil mililitros de solución de hidróxido de sodio para retirar la lignina, componente unido a la celulosa (fibras), y separar las fibras de manera sencilla. Lo dejan hirviendo entre una o dos horas a 100 y 120 grados celsius. Para neutralizar el efecto contaminante del hidróxido de sodio, lo neutralizan con ácido cítrico.

5. Lavan y retiran la lignina (de color negro). Licúan los trozos con agua para obtener la fibra.

6. Se cuela con una tela para escurrir el agua y obtener una masa.

7. La lámina de papel se arma de dos formas: con un tamiz que se sumerge en agua (queda más delgada) o con un rodillo (más gruesa).


8. El trozo de papel se seca a temperatura ambiente, porque comprobaron que si se hace en un horno, las condiciones físicas cambian.

9. Se sacan muestras que llevan a una máquina en el Sena para probar resistencia. Están en la etapa de análisis de los resultados de estas pruebas, que se comparan con la calidad del papel craft.

Tecnoacademia

Es un espacio de investigación, innovación y desarrollo tecnológico para estudiantes de colegios públicos. Funciona en el colegio Inem Baldomero Sanín Cano desde el 2015. El Sena y la Alcaldía invirtieron $1.700 millones en su construcción.

Otras investigaciones
* 2013. Estudiantes de la Maestría en Ingeniería Industrial de la Universidad Nacional, sede Manizales, investigaron la fibra de plátano, que se extrae del tallo y es biodegradable para usarla como material industrial.
* 2016. En el Seminario Proyectos de Ingeniería de la U. Nacional, sede Medellín, buscaron producir bolsas biodegradables a partir de la celulosa extraída del tallo del banano.
* 2017. Alumnos de la U. Nacional, sede Medellín, fabricaron prototipos de platos ecológicos a base de hojas de plátano.

Caldas contaba con 23 mil hectáreas cultivadas con plátano en el 2017, según el Ministerio de Agricultura. Fuente www.datos.gov.co.

 


Powered by