caldas |

Leen a ciegas


Julián García

LA PATRIA | Chinchiná

Los dedos de los invidentes Rafaela Henao y Víctor Hugo Arias son sus ojos para leer. Los dos van cada tercer sábado del mes a la Biblioteca Publica de Chinchiná. Ese día participan en la actividad Leyendo a ciegas, que es un espacio donde se hace lectura colectiva.

Rafaela enseña a escribir en Braille, aprende a tocar piano y asiste a clases de computación. Víctor Hugo cursa segundo semestre de Desarrollo Familiar en la Universidad de Caldas. Ellos coinciden: “La actividad fomenta la educación y la inclusión".

La dinámica de Leyendo a ciegas, a la cual también asisten videntes, consiste en leer un fragmento del libro El Elogio de los sentidos- cita con el amor, del escritor Andrés Chaverra. Lo que hacen Rafaela y Víctor es imaginar la escena descrita en la lectura.

La bibliotecaria, María Aleida Trujillo, les roció agua sobre sus rostros y les habló del sentido del tacto. Luego pasó una loción para estimular el olor y puso música para sensibilizar el sentido del oído.

Y más

En la Biblioteca de Chinchiná trabajan los programas de lectura homoerótica, Cine Rosa y lectura de señas.

 


Powered by