caldas |

Excombatientes y su valor para la vida civil, costos con reinsertados en Caldas


Juliana Villanueva

LA PATRIA | MANIZALES

Personas que pertenecieron a las Farc y a las autodefensas caminan y construyen ahora juntas sus nuevos sueños sin discriminación. Con las advertencias de no decir sus nombres, por seguridad, contaron bondades y peros de los procesos de desmovilización, restitución e incorporación a la vida civil.

Hay excombatientes que no se sienten a gusto con los beneficios que les brinda el Estado para su reincorporación a la vida civil. Otros, según el más reciente Registro Nacional de Reincorporación, se sienten optimistas frente a su proceso, representando el 76,6% de los excombatientes.

Aunque las cifras deben ser tomadas con precaución, porque desde la firma del Acuerdo de Paz, según la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia hasta el 27 de junio de este año se ha confirmado la muerte de 123 excombatientes, 10 desapariciones y 17 tentativas de homicidio. Lo cual es un contraste de ese 76,6% de excombatientes que dicen sentirse optimistas frente al proceso.

Los excombatientes atendidos por la ARN están divididos en tres modalidades: La reintegración, dirigida a desmovilizados de grupos armados al margen de la ley. La reintegración especial, enfocada a los excombatientes que cometieron crímenes de lesa humanidad y pagaron cárcel. Finalmente, la reincorporación de los excombatientes que se acogieron al proceso de paz firmado en septiembre del 2016.

Testimonios

Ómar, excombatiente de las Farc que se desmovilizó de forma individual, comenta: “He recibido mucho apoyo de la ARN, me han ayudado a estudiar y he aprendido mucho sobre agricultura”.

Se desmovilizó a los 16 años. “Entré a la guerrilla a los ocho años por una equivocación, iban por mi hermano y éramos muy similares, se confundieron y me llevaron a mí. Yo ahora tengo 22 años y estoy en quinto de primaria. Es bueno que la gente quiera compartir con uno a pesar del pasado”.

Otra cosa piensa un exguerrillero del Frente 47, que prefiere no decir su nombre. Desconfía de los Acuerdos: “No creo mucho en eso, estamos desprotegidos, lo que nos brinda el Estado no es suficiente. La situación no nos da mucha esperanza”.

Según Carlos Ariel Soto, coordinador del grupo territorial Eje Cafetero de ARN, el reto más grande de la Agencia es garantizar la no repetición del conflicto: “Buscamos darles herramientas a los excombatientes para que puedan anclarse a la legalidad y desde ahí movilizar ejercicios ciudadanos de reconciliación”.

Víctor Hugo Ochoa, candidato a doctor en ciencias sociales de niñez y juventud, hace su tesis en jóvenes excombatientes en periodos de transición. Dice que no es posible una buena reincorporación, ya que aún hay una sociedad hostil, agitada por el castigo y la sanción de los crímenes cometidos por los excombatientes: "Los procesos de desmovilización solo se dieron para excombatientes, pero el Estado no se ha desmovilizado".

La reincorporación

En los documentos, el propósito de este proceso es “integral, sostenible, excepcional y transitorio”, que “considera los intereses de la comunidad de las Farc”, quienes en el 2016 firmaron un Acuerdo de Paz con el gobierno Santos para entrega de armas y reincorporación a la vida civil.

José, uno de los 41 excombatientes de las Farc en proceso en Caldas, cuenta que un postulado clave de la otrora guerrilla era la paz: “Siempre anhelamos la paz, queríamos que el Gobierno aceptara una salida política al conflicto. Finalmente tenemos la oportunidad de reinsertarnos a la vida civil”.

El respaldo inicial para quienes se acogieron a los beneficios del Acuerdo es un primer apoyo económico, llamado asignación única de normalización. Consiste en la entrega de $2 millones, por una vez. En Caldas, la ARN a corte de marzo, había invertido $78 millones 650 mil, equivale a que 39 excombatientes recibieron la asignación única.

Después de la bonificación, los excombatientes tienen derecho a una renta básica que también fue pactada en el Acuerdo. Corresponde al 90% de un salario mínimo mensual. Se da por un espacio de dos años, que comenzaron a contar desde agosto del 2017 y termina este 2019.

Según las cifras entregadas por la ARN, en la renta básica han invertido en el departamento $565 millones 124 mil 500.

José, quien ahora hace parte de un proceso productivo con peces, describe el camino recorrido: “Cuando me acogí al Acuerdo tenía 34 años. Muchos de los que iniciaron en las Farc no volvieron, pero muchos logramos salir. Hice mi tránsito en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Llano Grande (Antioquia) y pude retornar a mi municipio”.

El Gobierno Nacional además debe realizar aportes a pensión cotizando sobre un salario mínimo para excombatientes de las Farc acreditados. Esto por un término de 24 meses y solo si están trabajando. La Agencia indica que se han invertido en Caldas $67 millones 296 mil.

Finalmente, los excombatientes pueden acceder a $8 millones para invertir en proyectos productivos. Los recursos no los reciben directamente. Primero, la Agencia hace un estudio de viabilidad de las iniciativas propuestas. Después, la ARN paga directamente a los proveedores de los productos que los excombatientes necesitan para montar su negocio y les entregan materiales con el fin de que comiencen el emprendimiento.

En este apoyo a proyectos productivos la ARN ha desembolsado en Caldas $16 millones, en un Centro Veterinario coordinado por una pareja de excombatientes.

Reparos

Un excombatiente piensa diferente a José: “Nos están matando, no nos están dando la seguridad que necesitamos, según nuestras cuentas han asesinado a 137 miembros de Farc, además, después de la firma van 703 líderes asesinados, eso no es seguridad, no tenemos garantías”.

La Defensoría del Pueblo maneja la cifra de 462 líderes asesinados desde el 2016 hasta mayo de este año. Sin embargo, en el país no hay unanimidad en esas cifras.

Ochoa, que estudia a jóvenes excombatientes en periodos de transición, critica la utilización del término “normalización” que va incluido en la Agencia para la Reincorporación y la Normalización. Opina: "Esta es una obediencia y la obediencia es el sometimiento a una estructura de poder, mientras eso se siga legitimando, y haya alguien (excombatientes) que se sofoque por ese orden, la reincorporación no será un éxito".

La Agencia, como se contó al inicio de este informe, orienta otros dos procesos: La reintegración y la reintegración especial (sobre esta última ver recuadro).

“Tengo 18 años, antes de cumplir la mayoría de edad decidí salir de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC). Allá me presionaron para entrar, sabían todo de mí, finalmente decidí huir”, cuenta un exintegrante de estructuras paramilitares que prefiere no dar su nombre por seguridad.

En Caldas, reporta la ARN, hay 44 personas vinculadas y activas en este proceso, en todo el Eje (incluyendo Chocó que hace parte de esta jurisdicción) hay 265 personas activas. Lo que se busca con este programa es mantener en la legalidad a las personas que autónomamente deciden desmovilizarse y comenzar un tránsito hacia la vida civil.

Durante el primer año, la Agencia le brinda al excombatiente los dos primeros meses $400 mil y otro apoyo para gastos básicos como alimentación y vestimenta por $200 mil, este último por una vez.

Después, reciben $480 mil mensuales, siempre y cuando cumpla al menos el 90% de compromisos. La Agencia, indica, les brinda todo el tiempo apoyo de un profesional reintegrador.

El excombatiente cuenta que ahora con la formación que ha recibido durante un año puede trabajar y generar ingresos desde la legalidad. Agrega: “Sentí temor, creía que me iban a discriminar porque sabían mi pecado, pero no, todo ha sido muy bueno, he aprendido mucho”.

Después del año, los excombatientes reciben $160 mil, si están vinculados a procesos educativos, formación para el trabajo como elaboración de hoja de vida, participación en ferias de empleo, realización de cursos en el Sena y/o atención psicosocial. Por cada beneficio reciben una ayuda de $160 mil, en el caso de que participen en los tres y cumplan los compromisos podrían recibir hasta $480 mil. El dinero se deja de recibir cuando terminan estudios.

El excombatiente de las AGC dice que ha sido buena la relación con exintegrantes de las Farc, a pesar de que fueron enemigos en el conflicto.

Indica: “Siempre tuve temor, iba a estar con personas de lados distintos, pero me di cuenta que no hay rencores, aquí no miramos de qué lado fuimos, sino cómo nos estamos reintegrando a la sociedad”.

Igual que en la etapa final de la reincorporación, aquellos que se desmovilizaron de forma individual y que cumplan los requisitos pueden acceder a $8 millones para comenzar un proceso productivo.

Los que se desmovilizaron colectivamente que pertenecieron a las Auctienen acceso a $2 millones para su iniciativa.

Interrogantes

Rayén Rovira Rubio, doctora en psicología social, pone en duda la idea de la “reintegración” y dice que es cuestionable: "En muchas ocasiones estamos hablando de una integración, pues hay excombatientes que nacieron en el monte y nunca vivieron en sociedad".

Para ella es crucial que haya acompañamiento terapéutico, que la sociedad asuma que hay parte de ella que estuvo a favor del enfrentamiento armado, pues la mayor parte del problema del proceso, según ella, no son los excombatientes, sino una sociedad que no los acepta; la activación de bandas criminales que los mata, y parte de la sociedad civil armada. "Eso es un peligro", advierte.

En el caso de Caldas hay una alerta temprana de la Defensoría sobre la reorganización de estructuras armadas como las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio, que a lo largo de la historia disputaron territorio en el departamento con los Frentes 47 y 9 de las Farc.

La Fundación Ideas para la Paz (FIP) estima que en junio del 2016, el país pasó de tener entre 16 y 18 estructuras de “Deserciones durante la guerra” o “disidencias en la transición”, las cuales agruparían a aproximadamente 1.200 integrantes con algún tipo de presencia en diferentes zonas de 13 departamentos del país.

“Aunque las disidencias pueden surgir durante cualquier fase del conflicto armado interno, la evidencia indica que suelen aparecer con mayor frecuencia en medio de las negociaciones de paz”, dice la FIP en su informe Trayectoria y dinámicas territoriales de las disidencias de las Farc, de abril del 2018.

Capacitaciones para proyectos productivos como los piscícolas favorecen a excombatientes. Hernando Hernández (derecha), coordinador de asuntos de posconflicto en Caldas acompaña con el Sena un taller para reinsertados.

Reintegración especial

* En Caldas solo hay cuatro personas que hacen parte de este programa.

* Este proceso promueve “la reintegración de miembros de grupos armados organizados al margen de la ley, que contribuyan de manera efectiva a la consecución de la paz nacional”, plasmados en la Ley 975 del 2005.

* Ellos pasaron por un proceso de justicia transicional en el que cumplieron con un periodo intramural y apenas recobran su libertad tienen, por medio de la ARN, acceso a beneficios de acompañamiento psicosocial, formación académica y para el trabajo.

* Quienes hacen parte del proceso de reintegración especial cuentan con los mismos beneficios a los que acceden quienes hacen parte del proceso de reintegración, solo que deben cumplir el 100% de sus compromisos y no cuentan con el apoyo económico para el proyecto productivo.

Otras cifras

- En el Eje Cafetero y Chocó hay 171 personas vinculadas al proceso de reincorporación, 265 se encuentran en el de reintegración y 19 hacen parte de la reintegración especial.

- A corte del 2 de julio de este año, la ARN había desembolsado en elpaís $12 mil 047 millones para 235 proyectos productivos de 1.506 excombatientes.

- De las 13.200 personas acreditadas por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, 13.018 son objeto de reincorporación. De ellas 3.246 residen dentro de los ETCR, 8.720 ya están por fuera de estos territorios y 1.052 están pendientes por ubicar.

Este reportaje es el resultado del proyecto periodístico colaborativo Los números del posconflicto, que pretende abrir los datos y sumar a la construcción de una agenda de seguimiento sobre los dineros para la paz en Colombia. Iniciativa de Consejo de Redacción y VerdadAbierta.com en alianza con seis medios colombianos, entre ellos LA PATRIA.

x
Para nosotros es muy importante conocerte mejor, recibe promociones y ofertas especiales sólo para tí!

Login con Google

Powered by