caldas |

Derrumbe arrancó tubo que surte de agua a Chinchiná y Palestina (Caldas)


MARTHA LUCÍA GÓMEZ Y JULIÁN GARCÍA

LA PATRIA | CHINCHINÁ

El suministro de agua en Chinchiná y Palestina es normal, pero la situación podría complicarse si continúan las lluvias fuertes o hay un consumo desmedido del líquido.

La advertencia la hizo Sergio Lopera, jefe Operación y Mantenimiento de Empocaldas, quien manifestó ayer que el pasado martes en la mañana hubo un deslizamiento en el sector Las Mellizas, vereda Guayabal, que hizo colapsar una de las dos tuberías que llevan el agua de la bocatoma Campoalegre a la Planta de tratamiento Campoalegre.

"El derrumbe desestabilizó las dos líneas de la Planta, en este momento -ayer en la tarde- una está fuera de servicio y la otra se logró estabilizar. Parece que es una socavación del cauce, ocasionada por el río Campoalegre en la parte baja del talud", explicó.

Sin embargo, la Unidad de Gestión del Riesgo de Chinchiná informó que el daño en la tubería lo produjo el temblor de tierra que se registró el lunes, de magnitud 4,0 con epicentro en Manizales. “El terreno está inestable y se podría perder el otro tubo”.

Alternativas

Un equipo de ingenieros y geólogos de Planeación Municipal, Empocaldas y Udeger visitaron el martes la zona.

Lopera sostuvo que elaboraron un plan de contingencia y que desde ayer tratan 80 litros por segundo desde la Planta Cuervos, que suministra agua a los barrios Sur y Verdum en Chinchiná, y otros 80 litros por la conducción que se logró restablecer en Campoalegre. "Lo normal es que esta última planta genere 110 litros por segundo. Por eso el suministro es normal en ambos municipios, porque le metimos más agua".

Agregó que el problema es que la zona está muy inestable, de allí que estén definiendo una alternativa: introducir una tubería en polietileno de 120 metros de largo por el trazado actual o hacer una variante por la doble calzada, que son 320 metros de largo.

"Cualquiera alternativa lleva como mínimo 30 días de ejecución para recuperar la otra línea; mientras tanto trabajaremos con la Planta Cuervos, que normalmente trata de 40 a 45 litros por segundo, pero está diseñada para este nivel de suministro".

Empocaldas trata de reparar la línea dañada para ponerla a funcionar provisionalmente. La primera alternativa está valorada en unos $120 millones y la otra en $300 millones, Lopera aseguró que seleccionarán la más segura.

Que no llueva

Como parte del plan de contingencia, determinaron que de las entidades que más consumen agua en Chinchiná es la fábrica Buen Café Liofilizado, a la que le solicitaron llenar los tanques en las horas de la noche, cuando no hay tanto consumo. "Que no la tome de día y así estamos sin el riesgo de que la presión se caiga", dijo Lopera.

Ayer en la tarde la turbiedad del agua en esta zona era baja, pero Lopera advirtió que si hay más lluvias fuertes tendrán que bajar un poco la presión del agua y la capacidad por unas horas, mientras pasa el pico de turbiedad. "Esto afectaría sobre todo la zona del lago Cameguadua, la más baja. Como el clima está cambiando, esperamos que las lluvias se reduzcan y las cosas mejoren para la calidad del talud y del agua".

Recomendaciones para la comunidad

* Tratar de hacer solo las actividades más necesarias que requieran agua, para no descompensar los sistemas.

* No lavar con agua potable carros ni pisos durante estos días.

* Hacer un consumo racional de agua.

Otro problema

El domingo en la tarde buena parte de los habitantes de Chinchiná se quedaron sin agua hasta el lunes festivo debido a que un tubo de 10 pulgadas se rompió en la calle 16 entre carreras 10 y 11, del barrio Progresar II. El daño generó un hueco en el pavimento, afectó andenes y pisos de algunas casas aledañas y alcanzó a causar pánico entre los habitantes, pensaron que había explotado una bomba.

 


Powered by